De responsabilidades y culpas

octubre 29, 2006


Qué fue antes, ¿el huevo o la gallina? qué fue antes, ¿la culpa o la responsabilidad?

Hacemos lo que hacemos para no sentirnos culpables. No, no. Hacemos lo que hacemos porque somos responsables ¿O no? ¿Será lo mismo?


Sociedades donde la culpa mueve más montañas que aquellas que dicen que mueve el amor.
La culpa que agita los estómagos, irrita los caracteres y visita nuestras camas antes de dormir cuando repasamos mentalmente nuestro día.


Pero, ¿y los irresponsables y la gente que se define como simple? No, no, estos no se sienten culpables. ¿No? ¡No lo sé!


Aquellos amigos de noches nocturnas que basan su vida en ser Homer Simpson, llenarse el estómago y beberse su cerveza fresquita.
Aquellos que sufren porque no todo está tan controlado como quisieran, porque su responsabilidad abarca lo suyo, lo de su familia, amigos, conocidos, el mundo, los desastres mundiales y el universo.
Aquellos que ni aquí ni allá, que se preocupan de lo suyo y de lo de algunos más, pero también quieren su parte de rascadita de barriga..

.
Como en el anuncio de coca-cola para todos.


De la responsabilidad no se libra nadie. Como en todo en esta vida, en grados variados y con consecuencias distintas.
La culpa nos condena a ser responsable, pero ¿qué es ser responsable?.
Todo tan subjetivo, ¿verdad?

Cuando aparece la disonancia cognitiva y aquello que pensamos no se corresponde con lo que hacemos o viceversa, la losa nos cae encima y nos agita los pensamientos
.
Para quitarse la culpa, cigarros, compras, bebidas, algo más de fumar, una noche de relax y desconexión... Una buena solución ¿Para toda la vida?


El ideal: que nuestra mente y nuestras acciones se movieran al ritmo de nuestro corazón y nuestra conciencia, del deseo personal y lo que realmente nos hace vivir.


¿Y si todo esto lo traducimos en una palabra tan simple como Libertad?


Entonces te sientas en el sofá, sacas tu cerveza y dices - Soy Libre, hago lo que quiero. Qué simple la libertad.


Pero entonces suena el móvil tu madre necesita urgentemente que lleves aquella falda a la tía Enriqueta que tiene una boda, y claro ¿cómo voy a dejar a la tía Enriqueta sin falda?


Para no sentirme culpable que la lleve mi hermano y que esta cerveza no se caliente que estoy siendo libre.
Me bebo la cerveza y se acaba y entro al super para pasear por la calle con mi libertad por bandera pero...¡ais! La cajera me da conversación y yo solo QUIERO ESA CERVEZA, pero claro, ¿cómo voy a dejarla con la palabra en la boca?


Salgo del super y vuelvo a casa, hoy no pienso ni tirar la basura, ¡que ya la tiraré mañana!
Y me bebo mi nueva cerveza y cuando me siento libre en mi sofá... ¡La una de la mañana!


Mejor me acuesto que la tía Enriqueta mañana tiene boda, (espero que mi hermano haya llegado, pobre tía Enriqueta!) pero yo los domingos los trabajo.


¡Por hoy se acabó la libertad!. Y después de esto...¿que conclusión he sacado?


Primero que no tengo hermanos y no bebo cerveza, pero como todo el mundo lo hace y beberse una cervecita suena tan agradable...


Segundo que igual escribe un chico, ¡pero si yo soy una chica! ¿Las chicas no bebemos cerveza? ¡Ay Dios mio! ¡Me tragado que las chicas solo bebemos vitalinea y nos alimentamos de Kellogs integrales!

Y si soy yo la que escribo, ¿por qué tengo que comprar cerveza y no helado de chocolate? Porque os pensaríais que estoy deprimida y me estoy hartando de helado porque se me ha roto una uña, me ha dejado un chico, etc. Claro, claro, tanta película americana... 
Porque nadie pensaría que estoy feliz y además mi vida es genial.

O a lo mejor si lo habéis pensado porque no veis tanto la tele, y gracias a Dios (o a vosotr@as) tenéis la mente más abierta... o quien sabe qué pensáis y sobretodo, ¿qué necesidad tengo de explicarme tanto si sólo quería hablar de la culpa y la responsabilidad? 

¡Claro! ¡Por fin he caído! Bastaba con decir:

La Libertad es simple solo cuando con nuestro boli y papel la dejamos estampada.
Quién tenga boli y sepa escribir, quién sepa que existe una palabra que se llama libertad.
Al final ni escribirla es fácil. Tantos Kb ocupados para no decir nada de nada. ¿O si? ¡Dudas salir de aquí!

You Might Also Like

2 comentarios

Si has llegado hasta aquí...
LOVE U A LOT