Aiiiissss

A veces digo que soy un desastre y otras veces lo soy de verdad...

Esta semana iba a un trabajo de entrevistadora, dispuesta a despedirme....y cuando salgo de la oficina he concertado dos entrevistas más.
Y más que dejarme liar, me lié yo sola, asique tiene más delito.

Al día siguiente tenía la segunda ronda de una entrevista para un nuevo trabajo y me quedo dormida y no voy (para una vez que supero la prueba de inglés). Confiando, profundamente, ingenua de mí, que haría caso a mi despetador, sería una de las pocas veces en la vida...

Asique así ando entre Pinto y Valdemoro, ocupada en mil cosas y libre de todas.
Yo lo llamaría periodo de mar muerto, parece que con el veranillo me estoy dedicando simplemente a flotar y dejar que me lleve la corriente.

Que no está nada mal con los mesecitos que me he tragado de hiperactividad laboral y que he cambiado por terrazitas de verano, excursiones y anécdotas.

Claro, si, también siguen mis trabajos temporales que me tienen una semana completamente estresada y otra libre como un taxi en madrid, agosto, a las 4 de la tarde.

A veces como no se si subo o bajo, me siento y me espero.

Y así ando, perdida pero encontrada, que tiene su contracción pero no es incompatible.
Dicen que a veces para encontrarse hay que perderse.
Pero eh! yo me pierdo siempre con el callejero en el bolso!