21 días de lujo

Ummm por fin ha vuelto Samanta! se que me algunos me estábais esperando así que allá vamos....



Empezamos por el principio... Nuestra reportera dicharachera se introduce en el mundo del lujazo.

Y aunque intenta criticar este mundillo preocupada por si la conciencia de los ricos se sentirá más limpita donando unos euros, o preocupada por su obsesión por la belleza y la juventud... se le daban la vuelta los ojos al probarse las joyazas, ponerse los vestidos y cuando el mayordomo cruzaba las puertas de su suite...

Eso si, esta vez me he reído bastante, catálogo impresionante de caras de sorpresa que nos ha dejado esta muchacha, aunque con tanta cara de sorpresa me dejas alucinada.... no me puedo creer que un olivo en una habitación, un privado en una discoteca o saber que los vestidos de alta costura se cosen a mano te hayan dejado tan impresionada... que una cosa es no poder acceder al lujo y otra que dudo mucho es que no sepas que existe...

Eres una cachonda, estos vestidos normal que cuesten tanto: hay 55 personas cosiendo para 36 vestidos... pues mira mujer, que costureras ha habido toda la vida (si, te juro que antes no existía el Zara) y ninguna se llevaba ese dinerito a casa, no te asustes, pero lo que se paga es la Firma.

Y para firmas estás tú... si es que aunque la mona se vista de seda mona se queda.. porque hay gente sin un pavo que luce con unos vaqueros y una camiseta y luego estás tú, que no destacas ni metida en un Dior por mucho que Lomana te haya reído las gracias.

Ya, ya se que no mola criticar cosas personales, pero a mi un vestidazo de firma, acompañado de esos zapatos tan mal lucidos, que quieres que te diga... me da pena, penita, pena.

Yo si hubiera sido tu que eres una reportera crítica hubiera hecho el reportaje desde el punto de vista del que atiende al millonario...sus chóferes, sus mayordomos, esos que están rodeados de lujo y no pueden tocarlo... Ah espera, que tonta, que se me olvidaba que no eres una reportera crítica....

Samanta ¡Bienvenida de nuevo!

4 comentarios :

Belixario dijo...

Creo que los programas de 21 dias son lo que son, un producto superficial que acerca de manera somera a nuestras casas realidades que, en principio nos son lejanas. Sabemos que no vamos a encontrar enfoques periodisticos que nos cambien la vida ni propuestas que den un giro a nuestra forma de entender el mundo. Pero entretiene.

Aunque reconozco que nuestra amiga "Samanta" a veces dan ganas de darle una colleja (muy especialmente cuando colabora en delitos delante de las camaras).

Un saludo¡

Rosqui dijo...

Pues si jajajaja yo ya me he aficionado, de hecho me encanta verla aunque luego lo critique, está claro que consigue lo que busca, audiencia! lo de robar delante de la cámara fue muy grande! jajajaja

Besos!

Belixario dijo...

A todos nos gusta ver como se viven situaciones limites, realidades sociales extremas o conflictos sociales desde la comodidad de nuestro salón. Sentirnos cercanos a todo eso, por unos minutos, y luego recordar que permanecemos a salvo en el comodo sillón de nuestro salón.

Creo que todos somos adictos a esa dosis de sensaciones, en mayor o menor medida.

Por cierto, ¿recuerdas el capitulo 21 dias fumando porros?, creo que no me habia reido tanto en meses. Y eso que tengo la convicción de que todavia no se ha repuesto de aquello.... :-)

Rosqui dijo...

Jjajajaja el de 21 días con los canutillos fue bastante bastante bueno!! ves yo ahí si que reconzco que se lo curró jajaj no m tiro yo 21 días fumando porros ni aunque me paguen!!yo también creo que no se ha repuesto :)