Mis vecinos... esos adorables monstruitos

octubre 21, 2009

Siempre he adorado mi casa...pero no soporto a mis vecinos, tengo la vena del cuello que parezco Goku.

Vivir con una maniática de la limpieza, tocapelotas en el piso de arriba y con un patio de vecinos que parece aquí no hay quién viva enfrente es para volver loco a cualquiera.
Os presento a los protagonistas de mi desventura:

En el piso de arriba la maniática, conocida por su hiperactividad insufrible que incluye poner la lavadora a la hora que le sale de los mismísimos, mover muebles y persianas, gritar como una descosía gilipolleces varias y a todo volúmen para que el nieto deje de llorar (no me extraña que el pobre niño no pueda parar), sacudir el mantel y echar chorreones de agua por la ventana para que la mierda caiga en mi casa, poner la tv para que la escuchemos las dos y un largo etc....independientemente de la hora y el día.

Afortunadamente el resto de vecinos son unos santos.

En el patio de luces....
La folclórica... conocida por poner radio olé a toda pastilla, especialmente por la mañana como a ella le gusta en fin de semana, el día que la folclórica tiene visita se entera medio barrio, no hay dios que no escuche esa desagradable voz a gritos que se vuelve especialmente repetitiva y desagradable cuando aparece la niña rata.

La niña rata, nieta de la folclórica es una de esas niñas repelentes, caprichosas y mal criadas que aprovecha los fines de semana para gritar en el patio.

La adolescente Top40. Una de esas míticas que no ha descubierto lo que significa tener vecinos y repite sus CD una y otra vez a todo volúmen. Que escuche lo que quiera pero una de dos, o que baje la música o que empiece a tener gusto musical.

La sirenita. Esta es nueva y todavía no la tengo ubicada, pero alguien se dedica a cantar como si fuera de un musical de Disney, solo que con la misma voz que Carmen de Mairena....

Los recién llegados. Otros que hacen vida en el patio hasta la hora que les sale de los nitos sin pensar que los dormitorios dan a su centro de ocio. Que molesta el ruido, pues nada tapones...que molesta la luz...pues bajaremos las persianas... no vaya a ser que toda una comunidad tenga que molestar a 4 personas.

In the other side....
El bar. Los dueños son unos santos pero aguantar la terraza de verano y los partidos viviendo en un piso bajo...

Los macarrillas. Que una calle es prohibida pues por ahí pasamos en dirección contraria, que vengo a buscar a la Vane, pues mientras dejo el reaggeton puesto a toda caña en mi súper buga. Que mis colegas no tiene donde caerse muertos, pues ya nos sentamos aquí en la acera para tener unas conversaciones de esas macarriles a grito pelao.

Y para que hablar del mundo mascotas que ya os lo he comentado alguna vez.

Que si, que en todos los sitios hay ruido, pero para que yo piense que me mudaba si pudiera mucho tienen que dar el coñazo por estas tierras. Ni siesta, ni tardes, ni noches, ni mañanas, ni cinco jodidos minutos de silencio en todo el día!

Sueño con dejar un día la música puesta tan alta como para que tiemblen los cristales y volver a las tres de la mañana..."Uis que tonta que fallo, si me he dejado esto puesto" afortunadamente yo tengo algo de lo que ellos carecen: Civismo.

Lo que no quita que lo único que se me pasa por la cabeza ahora mismo suene tan soez como para no poder ni publicarlo....

You Might Also Like

5 comentarios

Si has llegado hasta aquí...
LOVE U A LOT