Accidentes caseros para disfrutar en casa

Que vergüenza más de quince días sin escribir, la culpa no es mía, es de mi stress que me tiene saturada la media neurona que me queda (la otra media la he gastado pensando que me iba a regalar por San Valentín)
.
Pues si pequeños todo el día a la carrera, me viene estupendo, así me ahorro el gimnasio mientras hago fondo físico por si me voy a pekín express.
.
Claro que el stress tiene muchas caras, una de ellas es la culpable de que andes como un lemming sin mirar por donde vas...
.
Y ahí llegamos al kit de la cuestión, tan despistada que se te olvidan las medidas de tu casa e intentas atravesar las puertas de cristal. Nada, no pasa nada, un buen golpe en la nariz, vuelta a la realidad y una semana sin poder ponerte gafas de sol.
.
En casos de stress lo mejor es relajarse, un buen baño es una solución óptima, poner el tapón y dejarse llevar en el agua caliente.
.
Claro, que lo ideal es que el agua esté en la bañera y no volando desde el radiador y que el tapón tape el desagüe y no que ruede por el suelo para obligarte a hacer contorsionismo mientras tapas el agujerito fuentecilla e intentas recuperarlo.
.
Los agobios ahora me pillan preparada...o por lo menos bien vestida, no como cuando siendo una pequeña Rosquilla la lavadora decidió empezar a soltar el agua inundando mi cocina y pillándome disfrazada de pollito, (madre, certifica este recuerdo que ya no se si el pollo era yo, si era mi hermana, o si vino el pollo a abrir la lavadora) y gritando a mi madre por la ventana para que bajara de casa de la vecina.
.
Pero sin duda, mi preferida es ese momento en el que desesperada de la vida decides que mejor que un baño te das una buena ducha, te pones un pijama calentito y te acuestas como una reina.
.
Como una reina o como un personaje de Titanic si antes de ducharte no te das cuenta de que la alchachofa se ha conjurado contra ti y en vez de mojar tu carita está mojando el suelo del baño, las paredes, ese pijama calentito que te esperaba en el radiador, los espejos, el papel, las toallas y cualquier otro elemento que hayas dejado a la vista (es lo que tiene tener baños pequeños!)
.
En fin, Serafín, que para relajarse lo mejor debe ser dedicarse un rato en el sofá :)

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Todo sobre Pekin Express en blogpekinexpress2

El Hidalgo Informático dijo...

Bueno señorita, esperemos que no se te olvide ese sistema básico de "inspirar" - "espirar" que sino la tenemos liada.

Filosofía al canto, no nos queda otra. Eso y que corran esas malas semanas para abrirnos otras semanas mejores!

Un beso.

Anónimo dijo...

jajajaaj certifico lo del pollito, que momentazo¡¡¡...y ná hija, relájate y ríete de tí misma un poco delante del espejo, verás como se te pasa...
un besote

mamy, mamy

Lapija dijo...

Relax Rosqui, jejejeje eres más desastre que yo.

Besos