Querida Andrea Fabra...


Después de la euforia de Andrea Fabra, le he enviado mis dudas por mail.... al final tenéis el vídeo de la vergüenza, y el lugar en el que firmar para que dimita. 

Querida señora Fabra, 

Me imagino que a estas horas su correo tendrá tantos email como para que la gente que para usted trabaja esté loca del moño, leyendo o eliminado correos. 
Así que no la entretengo mucho, solo tengo un par de dudas. 

La primera es si esos aplausos y ese "¡Qué se jodan!" era la reacción propia al pensar en la oposición, o si estaba pensando en la gente que se está viendo con el agua al cuello. Lo que traducido a un lenguaje que los políticos desconocen, significa que te entren sudores fríos y se te descomponga el estómago, y el alma, cuando te llega una factura al buzón, o al buzón de los que quieres.  ¿En quién pensaba? 

Si pensaba en la oposición me parece muy poco profesional. Le recuerdo, por si ha caído en el olvido, que la función de los políticos no es ganar al adversario de turno, aunque poco turno haya en España. Es representar y velar por los intereses de las personas a las que representan. 

Si pensaba en los ciudadanos, no entiendo que una persona que ostenta un cargo como el suyo, no haya ido a un colegio en el que le hayan enseñado que no se dicen palabrotas. Y lo que es peor, no entiendo que un político carezca de moralidad. No se si entiende lo que le quiero decir, así que se lo ilustro: 
Cuando uno piensa una maldad, algo que nos pasa a todos, sale en un hombro un angelito, y en el otro un diablito. Los dos con pinta simpaticona, aunque el diablito nunca tiene buenas ideas. En este caso, y si pensaba en los ciudadanos, me imagino a su angelito despidiéndose del trabajo y abandonando su hombro. Y al diablito tremendamente escandálizado. Porque hay que ser muy mala persona para alegrarse, y demostrarlo de esa manera, de la pérdida de poder adquisitivo, de derechos y de esperanzas que estamos sufriendo. 

Y paso a la segunda duda.
¿Ha pensado en dar alguna declaración al respecto? porque como habrá notado en su correo, su popularidad ha alcanzado cotas increíbles. Y aunque no es costumbre dirigirse al pueblo (contestar con acusaciones a otros partidos, o evadir la respuesta directa no cuenta), no estaría mal que nos dijera a que se debía tanto énfasis. 

Poco más Andrea, perdona que te tutee, pero a estas alturas si hay confianza para que desees que me jodan, hay confianza para llamarte por tu nombre. Solo decirte que espero tu respuesta, y que si fue una tontería o una frase sin importancia que se dice en un momento de euforia, pues...¡Qué te jodan! que me ha encantado escribirte. 

Seguimos en contacto.



Y aquí podéis pedir su dimisión



2 comentarios :

Rosa, Rosita, Rose,Rosina, Rosiña dijo...

COMPARTO TUS DUDAS, TU OPINIÓN Y TU ENTRADA VA A MI MURO.

Anónimo dijo...

allá voy yo también por lo menos para joder un rato, ya que no nos vá a valer de nada pero quien sabe...habelas hailas¡¡¡¡

Celina