¡Y llegó mi cumpleaños!


5 de Marzo: ¡llegó mi cumpleaños!

Durante años y años el día de mi cumple acababa siempre en una continua llorera repentina.

De pequeña porque la vergüenza de todos los ojitos fijados en mi me superaba.

Llegó la adolescencia y la combinación alcohol, amigos, cumpleaños siempre acababa en abrazos llorosos, esa fase del pedo anterior a las canciones gritadas en medio de la calle.

Los enfados porque tu mejor amiga ha decidido no venir o porque algunos se retiran pronto o no les gustaba el garito elegido para la ocasión.

Hoy por hoy esa etapa esta muy superada.

Seguiré llamando a aquellos que no me feliciten el día de mi cumpleaños y el que no venga se habrá perdido una fiesta, simplemente, sin que se me salte de nuevo la lágrima fácil.

Será mejor disfrutar de los que te acompañan que llorar por los que no han ido.

Pero seguramente este año también se escape alguna lágrima disimulada.


En Julio un nivel de ansiedad y una depresión de caballo me asaltaron como un ladrón de chalet.
De forma agresiva, rápida y sin que pudiera percatarme de lo que estaba pasando.

En ese momento me daba igual cumplir años, que me tocara la lotería, sudar o pasar frío.

Era una mezcla contradictoria, algo me hacia sentir que nada merecía la pena y que todo estaba perdido, y por otro lado algo me decía que lo más bello de la vida ya lo había visto y no sería capaz de reconocer más belleza.

La vida para mí era una mezcla siniestra de belleza y drama. Un límite entre el paraíso y el infierno. Y ambos lugares me sobrepasaban.

Los pensamientos me asaltaban a la velocidad de la luz, estómago encogido, lágrimas para acabar con la sequía de tres mundos y una sensación terrible de no pertenecer a ningún mundo, a ninguna parte, a nadie.

Amenazas donde no las había, miedos irreales convertidos en posibles verdades que no me dejaban vivir sola pero no me dejaban sentirme bien acompañada.

Semanas durmiendo con mi madre, semanas sin poder coger el tren, sin poder quedarme sola en casa, sin salir a la calle sin compañía, sin hambre, sin sueño o siempre dormida.

No es fácil comprender el miedo para quién no lo conoce.
Imaginaos temed hacer daño a todo lo que amáis, a vuestra vida, a la de los demás.
Sufrir por uno mismo y sufrir porque todo tu alrededor sufre contigo.

¿Y porqué?
Por no tomarme mi tiempo, por vivir para los demás, complejos, dudas, miedos....

Nada que ninguno de nosotros no hayamos sentido alguna vez, pero que en mi caso decidieron revelarse todos al unísono.

Por eso este cumpleaños también lloraré porque hace unos meses nunca hubiera pensado que volvería a sentirme feliz, que mis problemas no eran una locura, ni me iba a convertir en una nueva residente del Alonso Vega.

Porque no me imaginaba que haberlo pasado tan mal me iba a permitir recuperar mi vida y superar todo aquello que me hacía daño.

Porque para mí, ahora, comprender que se puede tener tiempo para uno mismo y no ser egoísta, no son incompatibles.
Porque lo que no te mata te hace más fuerte.

Porque los que están a mi alrededor se han mostrado tal y como son.
Una depresión no dura siempre dos días, los que me han seguido de cerca se merecen que se lo agradezca.

No es fácil estar con alguien que día tras día llora, que ve todo negro, que comienza a superarse y vuelve a caer en el agujero, que sabes que se encuentra mal y no sabes que hacer para tenderle una mano.
Sin embargo, la simple presencia sirve.
Eso y mis dosis de psicóloga, los tranquilizantes y los antidepresivos, que tienen la culpa de que en mi cumpleaños no me vaya a coger la cogorza que me merezco.

Para mi los 24 años que dejo atrás son un antes.

¿Recuperada cien por cien? sólo cuando deje todo el tratamiento, pero hoy por hoy me conformo con sonreír, con querer hacer, con soñar, con aceptar que todos tenemos días malos y todo pasa,
con los avances que poquito a poco me abren el camino a una vida desconocida donde la angustia se va trasformando en tranquilidad y el nudo en el estómago se convierte en un hormigueo de vitalidad.

Porque aunque unos días son más soleados que otros poco a poco vuelvo a ser yo, edición remasterizada y mejorada como los grandes clásicos.

¿Y porqué compartir esto aquí?

Porque muchos nunca se imaginarían que yo estuviera pasando un momento duro y compartirlo es una forma de decir que todos en algún momento podemos asomarnos o caernos en un pozo, pero cuando menos te lo esperas, de las grietas del pozo comienza a salir el agua justa para calmar la sed y día tras día los que se asoman a verte te traen un listón de madera, unas cuerdas, una manta, algo de comer.

Te pueden ayudar a darte las herramientas para construir la escalera, pero la escalera siempre la tiene que construir uno mismo.

Yo casi he llegado a la cima, la mayoría de los días veo el sol, sólo cuando me resbalo miro hacia abajo y pienso que volveré a caerme, sin embargo, me doy cuenta que ha sido un resbalón y busco la salida que me lleve a la cima, donde el sol brilla con fuerza.
A lo mejor durante mi vida me caigo de nuevo, pero ya sabré que el sol sigue en su sitio esperando y sale cada día, aunque llegue un frente de nubarrones o una fina niebla.

Y lo tengo clarísimo sol, sol, sol ¡Que llega el verano y hay que ponerse morena!

6 comentarios :

Anónimo dijo...

GRACIAS....a tí......y FELICIDADES¡¡¡¡¡¡¡¡
GRACIAS: Porque en una ocasión te dije que entre tú y yo había un cordón dorado,,,finísimo pero fuerte que siempre nos tendría unidas.. aunque en algunos momentos estuviésemos a kilómetros,..... que te agarrases a él cuando en algún momento de tu vida lo necesitáras ...y veo que me has hecho caso, gracias por decirme " mamy pupa "...de lo contrario quizás cuando me hubiera dado cuenta de que me necesitabas hubiera sido peor......todo el mérito por salir de esta ha sido tuyo .....y me has hecho una madre más feliz todavía porque tengo la tranquilidad de que siempre me tendrás en cuenta cuando lo necesites.....eres la hostia ¡¡¡ GRACIAS ¡¡¡¡¡
.... ENHORABUENA Y FELICIDADES....Señora Licenciada porque en medio de este torbellino que has pasado has tenido los bemoles de acabar la carrera.......( bueno tambien el mérito es mío porque en esta casa la única que ha tenido valor de despertarte por las mañanas para ir a la uni ha sido tu madre ja ja ja ja ¡¡¡¡ )
...Creo que con esto está todo dicho............y que te quiero la hostia¡¡¡

Tu madre
( con muchísimo orgullo )

ElJota dijo...

Soy el peor...

Mira que hablé contigo el lunes... Felicidades tia!!

Me quedo con esto: Alomejor durante mi vida me caigo de nuevo, pero ya sabré que el sol sigue en su sitio esperando y sale cada día, aunque llegue un frente de nubarrones o una fina niebla.

Oye, escribes debuti eh

Un besazo Rosqui

Anónimo dijo...

"...como ya no me escribes ningún comentario..."
Es que no se que escribir, comprenderás que para alguien como yo que se lo tomo todo a chufla y va con la ironía por bandera, le resulte difícil hacer un comentario decente de algo chungo.
Pero aun así, captando tu tono menor de reproche, te brindare unas líneas aunque me sea imposible competir con el pecho partìo de una madre ( que no hay más que una).
Salir de la oscuridad y el desasosiego mental tiene mucho merito, lo sé por que tengo un caso relativamente cercano que no va a lograr sobreponerse de una de estas batallas con uno mismo. Por suerte nunca me vi en estas lides; gracias a mi encefalograma plano, por lo que no llego a comprender la magnitud interior del problema.
Pero pasada la tormenta, y acabada tu carrera es posible que te sientas un poco perdida ante el vacío de quedarte sin rutinas, lo cual no justifica que busques empleo en agencias de azafatas o empresas similares que comercian con carne joven, establecen varemos de belleza absurdos, cosificando y objetualizando a las incautas que se prestan. Y, aunque físico no te falta ( piropo, nótese), creo que puedes aspirar a un trabajo decente que pida un poco de ti y que no consista en menear el trasero entre una cohorte de cincuentones sobrealimentados, calvos y babeantes, a los que les tendrás que dar una sonrisa a cambio de sus comentarios y gracietas de bravucones reunidos.
Soy macho humano y se lo que me digo, por que además he estado en varias ferias y reuniones en las que pululaban estas daifas y meretrices modernas, cuyo único fin es ser admiradas por delante y por detrás por cochino dinero.
En fin tu veras, pero aunque te conozco desde hace relativamente poco veo que tienes más posibilidades, ten paciencia que ya saldrán.
Por cierto, esta semana he estado muy perro, pero la que viene tendré algo hecho ( ¿vale?).
Adiós guapa y pa`lante.
Nos vemos el martes.

Rosario Guillén-Rosqui dijo...

Señor anónimo Ejem ejem...que cualquiera diria que me voy a meter a bailarina de streaptees o pilingui!!
Lo de azafata es temporal! imaginate con 50 tacos.....
Es una fuente de ingresos temporal!

Señor Jota_ bienvenido a mi space jejeje lo contenta que me puise cuando me dijiste que escribia debuti!! si no me dices q no me felicitaste el lunes ni me doy cuenta! vaya dos parras!

Mami: sin comentarios. Tendre la pila de años y seguire diciendo "mami pupa" que madre no hay más que una y yo he tenido una suerte acojonante.
Yo tambien te quiero la oxtia (pero sabes que no soy mucho de decirlo!!)

Anónimo dijo...

Era mas una critica a la superficialidad y la banalidad asquerosa de nuestra sociedad, que a tus disposiciones laborales, que son en cierta manera comprensibles.
Pero se me calentó la pluma y acabé en los cerros de Ubeda( Jaen)
En fin ya sabes...
Lo de anónimo es por que se me ha olvidado la contraseña ( Soy un crak y lo sé)

Rosario Guillén-Rosqui dijo...

Señor Crack le agradezco me indique donde están los cerros de Ubeda, tras mi paso por el cambio de enseñanzas, grandes lagunas geográficas (que no las de Ruidera) ocupan mi mente.
No ponemos en duda su validez, sin embargo, sepa no se corresponde su forma de escribir con aquella personalidad de chascarrillo y ritmo acompasado que muestra en las reuniones.
Esperemos que su pluma siga en acción.
Saludos: Rosquilla y su azuquilla!