¿Dónde estoy? saliendo por Madrid


Anoche salí a un garito de esos que son cuanto menos pintorescos.


Yo ya no sabía si estaba de fiesta o en medio de una película de Eminem o de mentes peligrosas, me daba la sensación de que a la que me girara en medio de uno de mis pasos de baile, iba a salir una negra chunga retándome para ver quién bailaba mejor.


Palabrita del niñó Jesús que era como una película: gente con sus gorras y sus sombreros, gente que podría llenar los casting de fama durante décadas, tías con vestidos ajustadísimos como si fuera un videoclip de Beyoncé, mafiosillos de brazos inabarcables tatuados hasta el infinito y en medio de la pista una Rosquilla entaconada hasta el infinito dándolo todo.


Con corrillo y batalla de breakers incluída. Os juro que si en un momento de la noche se hace el silencio y aparece un equipo de rugby rodeado de animadoras me hubiera parecido lo más normal del mundo.


Así que el próximo día no se si enfundarme en mi vestido de "no respiro porque se me marcan hasta las pecas" o si plantarme unos calentadores, un sombrerito y hacer un Moonwalker con dos pares en medio de la sala!


Lo que me gusta salir...¡que vida esta!

2 comentarios :

Lapija dijo...

Pues habría estado curioso lo de los jugadores, jejeje.
Eso si, tú estabas guapísima, con palos extraños de fondo incluidos.
Besos

Rosqui dijo...

Gracias guapa! La zona de los palos es un punto estratégico.... con aire acondicionado! que tanto amago de videoclip da un calor! Muaks!!