Receta de Pollo con piña

En mi misión de haceros la vida más entretenida, hoy una receta simple, simple, para que solo perdáis diez minutos en la cocina. Apta para inexpertos, vagos, o seres ajetreados.

Compráis pechuga de pollo y una lata de piña natural. Y una sartén en el caso de que pertenezcáis al grupo de los inexpertos que no ha superado las fases sandwiches y ensaladas. 

1. Troceáis el pollo.
2. ¡A la sartén! Gotita de aceite, un poquito de sal y una pizquita de pimienta molida.
3. Cuando está dorado echáis la piña con su jugo.
4. Esperáis que se evapore el caldito y dejáis que la piña se dore al gusto de cada uno.
5. Lo servís en un plato, os lo coméis y me dais las gracias por descubriros una forma de comer pechuga de pollo sin que se os haga bola.





1 comentarios :

Anónimo dijo...

Tiene muy buena pinta........ lo probare y ya te digo algo, seguro que a sara le gusta. muackssss