Receta gordi (santa) de la semana: Torrijas

Comer o no carne en viernes, estrenar el Domingo de Ramos, eso lo dejo a vuestro criterio, pero no comerse una torrijita en Semana Santa, con su interior blandito y ese almíbar de canela... eso sí es pecado. 

Empezamos por los ingredientes:
1 limón 
Canela en rama
Canela en polvo
Pan duro 
Leche
Azúcar
Aceite de girasol (con la de oliva saben más fuertes) 

La cantidad depende de cuántas torrijas vayáis a hacer. 

A nivel cacharrería: 
Un recipiente para batir los huevos y mojar el pan.
Un recipiente para bañar el pan en leche.
Uno para mojarlas en canela y azúcar.
Y uno para dejarlas al final en modo bonito. 

Así pues, compráis pan, del que os dé la gana. Lo cortáis en rebanadas del grosor de dos bolis bic (fan de las medidas de mi madre) y lo dejáis ponerse duro.

Empezamos a calentar leche a fuego lento, con un palito de canela, la cáscara de medio limón, y la rayadura del otro medio si queremos. 
Batimos 3 o 4 huevos y lo dejamos preparado. 
En otro recipiente mezclamos azúcar con canela en polvo y lo dejamos preparado. 

*Preparad todo bien, porque una vez que empecéis a freír esto pilla velocidad.

En la fuente donde tenemos el pan, vamos bañándolo con un cazo con la leche para que se empape. 
Escurrimos el pan y lo pasamos por el huevo batido. 

Empezamos a echarlo en la sartén y vamos friendo. Ojito, el aceite tiene que estar caliente, pero no os paséis, no son patatas fritas. Si el aceite está muy caliente, lo más probable es que se os quemen. 

Vamos friendo por las dos caras y cuando están doraditas las pasamos al recipiente del azúcar con canela. 

Las pasamos al recipiente final después de rebozarlas y cuando están todas colocadas nos disponemos a darnos al amor culinario: baño de almíbar. 

En un cacito echamos medio vaso de azúcar y cuatro cucharadas soperas de agua.
Lo calentamos hasta que espesa un poquito, tiene que hacer chup chup un ratito (vamos, burbujitas) 

Cuando está preparado lo vamos echando sobre las torrijas y el disfrutamos de cómo el calor irá fundiendo el rebozado de las torrijas y soltando más y más almíbar. Siento amor (y hambre) 

Ya tenéis una buena bandeja de torrijas, no me odiéis, todavía llegáis a la operación bikini,