Superar una ruptura y no morir en el intento.

Te dejan y tú piensas *!!%!/!!!!*** y otra tanda de pensamientos con más o menos sentido.
Tu estado de ánimo pasa de la ameba a la euforia, de la euforia al llanto. Da igual, que todo pasa. Y para que se pase más rápido, lista de recomendaciones:

  1. Nada de canciones tristes. ¿Te parece que Álex Ubago es un tío feliz? Solo se admiten canciones alegres y canciones de que te jodan, que te jodan, que te jodan.
  2. Y por extensión, no, no vas a ver "Love actually", por mucho que nos flipe la escena de los cartelitos, no al sufrimiento provocado innecesario. 
  3. Lista de defectos e improperios, al más puro estilo Arya Stark y sus muertos. La lista es para ti, así que como no hace falta que seas políticamente correcto, puedes desahogarte con cosas como cabezón, enano, gordo, mediocre, chulo putas, abrazafarolas... Da rienda suelta a la creatividad. Todos tenemos defectos, así que búscalos, que insultar no evita el rato de desasosiego, pero libera  mucho.
  4. Nada de comerte media nevera. Te han dejado, no te han dicho que se llevan la nevera en dos semanas, así que nada de hacerse bicho bola. 
  5. Y por extensión, nada de dejar de comer. A estómago cerrado, zumito y jamón york. 
  6. Llora, que purifica, pero ojo, que no hay nadie irreemplazable aunque parezca que se te va la vida en ello. Llorar sí, alimentar la mugre que te come, no. A mi me ayuda llorar delante del espejo, al rato de mirarme me siento tan ridícula que me da la risa. 
  7. Tú molas, él o ella, no. Ya, probablemente no es una verdad, pero trátate bien, que ya tendrás tiempo de ser razonable y reconocer errores, o de rememorar lo bonito. 
  8. La esperanza es mal. Ya no estáis juntos, lo asumes y si después se arregla, eso que te llevas, pero los castillos de esperanza son inútiles e innecesarios. 
  9. Sal. No, de la de salero no, de la de irse a la calle. Te apetezca o no, manta y sofá es plan de un día. No te has muerto, tenías vida antes y la tendrás después.
  10. Arréglate, por el amor de Dios, dejarse el pijama pegado no es sano para la mente, ni higiénico. 
  11. Salvo el amistoso comité de crisis el día de autos y las necesarias notas de prensa posteriores, no hagas monotema, eres mucho más que una relación con X. Si han querido salir de tu vida, deja que salgan. 
  12. Nada de oler jerseys, almohadas, desodorantes o colonias, bajo riesgo de bajón inminente. 
  13. Y por extensión, no te vas a flagelar mirando fotos, dejando su cepillo de dientes, o poniéndote la camiseta del día que os conocisteis. Lavar, guardar, tirar... todo es empezar. 
  14. Claramente, no cotillearás redes sociales, ni horas de conexión, ni cambios de avatar. Aguanta como jabato y en caso de descontrol... block and delete, amor puro. 
  15. No vas a escribir mensajes filosóficos buscando una artimaña para que lo lea. La falta que te hace es exactamente, cero.
  16. Medita, busca tu mantra adecuado, busca la paz, algo del tipo: auhhhhmmmmquetejodan, auhmmmojalánohayapapelentubaño...
  17. No vas a pillarte un pedo de cojones y mandar mensajes a las cuatro de la mañana, pide un secuestro voluntario del móvil si la cosa se pone fea. Querrás matar a tus amigos a los diez o los quince minutos, pero ya se lo agradecerás después.
  18. Si no tienes valor para borrar números, conversaciones o cualquier otra basurilla, que te lo borren. 
  19. A tu criterio lo de tirarse o no a todo pollo que se ponga por delante. 
  20. Y sobretodo, be happy, no te des al drama pereza de moriré y solo lo sabrán mis gastos. Igual que llegó uno, otro llegará. Igual no te hace falta que llegue nadie.