El (amoroso y musical) baúl de los recuerdos.

Si tienes muchos menos de 30 te va a sonar todo a chino, pero si naciste más o menos en los 80, puede que vivieras el despertar amoroso con estos temazos que, ¡chispas! grabábamos en casette.

Cabe la posibilidad de que los hubieras olvidado, yo creía que también, pero si mi cerebro no recuerda qué comió ayer, y recuerda estas canciones... ¡por algo será!

Calidad suprema señores, cantad hijos, cantad.
¡Feliz San Valentín!

PE-LA-ZO



Mi favorita era "Besos en la oscuridad" y ojo, que a 13 de febrero de 2016, sigo recordando TODO el cd. Cerebro, basta.



Si no habéis coreado esto, os habéis criado en otro país.



Minerva lo petaba muy fuerte, mientras nosotras flipábamos con una de las primeras cantaditas de nuestra memoria.



Fugaz pero intensa. Adolescencia y amor, sin italianada, no son nada. Añadidlo al refranero.



Oiga, nada que envidiar a las BoyBand de otros mares. Coreo, susurritos con gallo, gafas de sol y trajes de brilli -brilli.



Los pobres, el lamento que llevaban encima y lo difícil que es quitarse de la mente esta versión.



Cuando llegó Lorca seguramente ya usabais cuchilla. Espero que para depilaros, a pesar de la intensidad.



En el andén del corazón, por favor, valorad como se merece este título. (Y esa presencia en el escenario)



Y qué sería de esto del baladismo amoroso sin...