Receta (gordi) de la semana. Muerte por cuquismo. Pandoro decorado

Seguro que ya os habéis quejado un par de veces de todo lo que habéis comido, pero seamos realistas, no hemos llegado ni a la mitad de las fiestas. Así que tomen asiento y desabróchense los cinturones. 
En esta nueva entrega de "no he ido al gimnasio lo suficiente", dos versiones para decorar el Pandoro, con una receta recién chivada de las italias. 

En la versión 1 solo necesitamos Nutella y frambuesas o frutos rojos. 
En la versión 2, mascarpone, azúcar y pepitas de chocolate (o una tableta de choco y partimos trocitos) 

Casi todas las marcas venden el Pandoro con azúcar glass incluido, si no es así, pasen por caja. 

Al lío: 

Cortamos el Pandoro en rodajitas.
Ponemos la base y untamos Nutella en la versión 1 o la mezcla de Mascarpone, pepitas y azúcar en la 2. (reserva algunas pepitas)
Vamos poniendo cada rodajita encima de la otra. El único truco en girarlas de formas que las puntas no coincidan con la de la capa anterior. 
Rodaja + untar + rodaja + untar + rodaja.... 
Al llegar a la capa final espolvoreamos con el azúcar glass y en los piquitos que sobresalen, incorporamos las frambuesas para decorar y ponemos las pepitas. 


Obviamente esta receta acepta versiones hasta el infinito y más allá... mermelada, frutos secos, pasas, crema, nata, siropes, chocolate para cobertura. La imaginación es el límite (o el agujerito de vuestro cinturón) 


Una decoración fácil, cuqui perdida para las quedadas navideñas y perfecta para hacer en casa con retoños, sin que se corten un dedo o se quemen en cualquier paso, algo que las titas valoramos mucho. 

No me odiéis, yo no os prohíbo comer ensalada. 
¡Feliz Navidad! 




1 comentarios :

Anónimo dijo...

Y colorín colorado, estos dos Pandoros nos hemos trapiñado....y ni una pepita nos ha sobrado

Mamy Rosquilla