¡Una Rosquilla en San Valentín!

¿Qué hace una Rosquilla en San Valentín? ¿Salir a repartir azúcar por el mundo? ¡Pues va a ser que no!

Ni me acordaba que era el día del super amor, amoroso hasta que visité amor en la red (esto os lo cuento otro día) y allí estaba uno de mis amigos hablándome del consumismo y esas cosillas.

Después llegó mi madre con unas plantitas y un libro: " Manual de la perfecta cabrona" para cada una de las solteras de la casa (mi hermana, mi abuela y yo).

Donde quedará aquella fiesta que celebré en Italia con invitaciones en forma de corazón (poesía comedística incluida), la casa llena de corazones, ¡los invitados vestidos de rosa o rojo y la comida en forma de corazón!

Esta vez a falta de alguien en quién pensar, me puse mi traje de aquellos malos que maltrataban a E.T y con un coleguilla me tiré toda la tarde raspa que te raspa el gotelé al son de la Kiss F.M , desde luego lo tengo claro, hoy radio olé!

Me dieron la tarde haciendo un repaso de muchas de las canciones que me recuerdan a los que me da pereza recordar, pero ya recordados hice un recorrido por los regalos amorosos de mi vida y la conclusión es que he mejorado con los años, y mucho!

Mi primer regalo fue una notita de amor a escondidas en un libro de texto de un compañero, con mi profe de cómplice para dejarla en la hora del recreo, y mi primera decepción cuando la rompió nada más leerla.

Sin problema, a los dos días ya me gustaba otro, es lo que tiene la infancia que tener compañeros de pupitre te hace dejar la soltería cada medio día!


A mi primer novio formal le regalé una camisa, si, si, era una camisa muy buena que me costó una pasta, pero ¿Cómo se puede regalar una camisa en San Valentín?

De esas que llevaban los bakalas...con eso lo digo todo! yo con mis plataformas, mi raya blanca en el ojo, y mi coleta alta, y mi super chuski con la super camisa que yo le había regalado!

Alguna vez le regalé una de esas rosas que venden por la calle y que yo llamo peloteras.

Tio la caga una noche, ¡tio me compraba una rosa pelotera! ¡he tenido docenas!

Nuestro siguiente regalo de aniversario, a los dos años, fueron unas alianzas de oro, uisss la cosa se ponía seria, nos las dimos en un camping, con un vecino psicópata que abría las tiendas y decía: " ¡¡Vienen los charlies!!"

Redecoré mi vida y mi siguiente regalo con distinto destinatario fue un librito en miniatura de chistes , con frases mías escritas en los márgenes.

Este me duró un telediario, y como la tendencia siguió así mucho tiempo, no me quedan muchos más cutri regalos que recordar.

Podría recordar una gran noche de velitas, pero mejor lo dejamos!!

Así llegamos a mi último regalo amoroso, un libro escrito y creado por mi! con cómics, relatos compuestos de fragmentos de canciones especiales, relatos con el estilo de libros comunes y otras cosillas que me convirtieron en escritora de mi primer libro "El librillo"!!

De todos los regalos me quedo con este! aunque ayer casi me da un dengue cuando en medio de la novela, Bea le regala a su amado un libro escrito por ella!

Ahí me ví, reflejada en la televisión, sentada en el sofá pensando :

"Soy como un personaje televisivo"

Y si la verdad es que a estas alturas cualquiera lo niega!

Pues así ha sido mi San Valentín ¡y así se lo hemos contado!

¿Decepcionada?¿Triste? Pues empiezo como acabo: ¡Va a ser que no!

0 comentarios :