Volando con Ryanair...o el surrealismo total!


Que ya he vuelto de mi paseo por Milán! pero antes de contaros eso...os cuento el vuelo que tiene su miga.

Un día cualquiera abro la puerta a mis chuskis y apago el pc... una voz...

- "enciende eso que nos vamos"
- ¿dónde?
- "Donde sea.

Pues dicho y hecho.. y los vuelos más baratos...con Ryanair, of course. Y la opción de facturación más barata... facturación online de equipaje de mano.

No hay que olvidar tampoco que los asientos no están numerados asi que eso pódría ser perfectamente la segunda parte de trescientos...empujaaaad!!!!

Y bien, empezamos con las medidas restrictivas... solo 10 kilos, maleta de 55 x 40 x 20, bueno...we can!

Llegamos al aeropuerto y cumplimos los requisitos, aunque ups...hemos pasado por alto ese pequeño detalle que dice que TODO tiene que ir dentro de la maleta, lo que incluye mi cámara reflex y su funda (así como un melón) y mi bolso-baúl de Mari Popins

Y lo siguiente os lo imagináis... probamos a meter las maletas en el chismajo que Ryanair coloca en la puerta y tachaaaan...premio..más de una no cabe.

Así que empiezo a sacar ropa y me rehago la maleta... ni por esas, me toca volver a viajar como si me fuera al Polo Norte con tres chaquetas y un abrigo, si preguntan es que soy friolera!

Tanto rollo y al final soy la única en escaquearme de la prueba del tamaño... y yo con la sauna a cuestas! eso si...sucesos paranormales varios...la maleta de Raquel sale de Madrid con 8 kilos y vuelve con 11 sin comprar nada... o soy muy de letras o algo me falla... Sandra se compra unas zapas pero en su maleta sobra sitio... y yo vuelvo con un abrigo de menos que pierdo en Milán pero mi maleta cierra peor! menos mal que Edu descubrió la técnica adecuada: empujón a la maleta y que sea lo que Dios quiera!

Pero el trajín de maleta compensa con las azafatas que tiene Ryanair en plantilla... piradas de pinza variadas...

Una que leyendo el texto se pierde y dice:bueno, que me he perdido ahora sigo, más ancha que larga...

Señoras y caballeros apagamos las luces para el despegue, si quieren un momento íntimo pueden darse la mano, y si lo que desean es mirarse a los ojos con devoción, pueden encender las luces de lectura.

Tenemos patatas, chicles, caramelos, calamares, chopitos... bueno lo último, no, pero sería lo que triunfa.

Pueden comprar nuestros boletos de la suerte por dos euros en vez de gastárselo en tostadas calóricas o en paquetes de tabaco, deberían dejar de fumar, si no lo hacen pueden fumar en las peceras, les dejará un estupendo perfume.

Y así un largo etc que se mezclo con nuestros aplausos... vale, de la mitad no me acuerdo, que queréis que le haga si es subir a un avión y picarme la mosca She She

2 comentarios :

Celina dijo...

que bien te lo pasas...ja ja ja...cuantas aventuras¡¡¡¡ pareces una peli

la sonrics

Abacab dijo...

Ryanair es barato, pero no ganas para sorpresas o pequeños disgustos. Resulta que un día por el art. 33 nos cobraron 10 eur. al embarcar en Mallorca... con un par! Y aludían que en Madrid no lo hacían por falta de tiempo, pero que era así... En fin, sigue compensando por lo poco que cuesta.

Saludos!