La piel que habito

El viernes estaba preparada para ver "La piel que habito" lo último de Almodóvar, cuando apareció el susodicho para contarnos el porqué de su película, y pedirnos que meditáramos antes de contaros que nos había parecido.

Y he dicho preparada, pero la verdad es que iba bastante acongojadilla. Lo que había leído de la película hablaba de terror, de ciencia-ficción, de un cirujano obsesivo y peligroso... acompañado de las imágenes: ese trailer en el que Banderas le dice a Anaya que no tiene cataplines a cortarse el cuello, un tío disfrazado de tigre junto a Marisa Paredes, piel, cirujanos, raptos. Vamos, que para los que sufrimos hasta con los anuncios del payaso de Micolor, es una película que llama a la angustia.

Pero que queréis que os diga, quitando que me tapé los ojitos en un par de escenas, nivel de trauma cero, aunque no son los Osos Amorosos, claro está. Eso si, me tiré media película con cara de : ¿Perdona? ¿Cómo? ¡Venga va!

Sin destriparos la película, el argumento es lo que se puede esperar de un tío que ha tenido muy mala suerte, que además es vengativo, cirujano, y que está loco, o resumiendo:

Señores que pierden a su mujer quemada en un accidente, intentan buscar un remedio en la creación de una piel que supere todas las agresiones, y que la prueban en un conejillo de indias humano, como base.
Que se te vaya de la manos y aproveches para solucionar otros problemillas, y que en un momento dado la venganza se mezcle con el amor o el deseo, terminan de completar la trama.

La película en si es surrealista, algunos de los diálogos o las situaciones que podrían ser más chungas, son tan descaradas o tan sin sentido, que a mi terminaron pareciéndome cómicas, aunque de cómico no tiene nada, aviso.

Lo mismo a los megafans de Almodóvar no termina de convenceros, a mi no me recuerda a otras que he visto de él, pero creo que llevaba razón cuando decía que reposáramos la película.
Me gusta más que otros títulos suyos como "Los abrazos rotos" o "La mala educación", y de todas formas, con el número de películas que ha hecho y siendo quién es, creo que puede permitirse hacer lo que le de la gana y experimentar lo que le apetezca.

Creo que el casting está bien elegido, a Elena Anaya le va estupendo el papel, y el contraste con Banderas, en algunas escenas en concreto, sobre todo en las más visuales en las que se ve la diferencia entre la textura de la piel de los dos, me gustaron bastante.
También es la primera vez en la que no veo a Antonio Banderas en rollo guapetón. Tampoco conozco todos sus papeles, pero es el más serio que me viene a la cabeza.
Blanca Suárez tiene un papel corto, pero que le viene al pelo. La imagen de chica ingenua y esa mirada cándida las domina desde hace mucho en otros papeles, así que verla de medio loca, aunque no es el papel del siglo, mola.
Y Marisa Paredes está muy Marisa Paredes, a esta mujer siempre la recuerdo igual.

Que si, que seguro que tenéis mil referencias cinematográficas sobre los actores y la peli que pueden haceros opinar distinto, pero yo os cuento la mía :) Así que yo os la recomiendo, porque os guste o no, no deja indiferente.

Por cierto, ¿encantada con la BSO, tengo la cancioncilla grabada a fuego desde que empezó la promo!



0 comentarios :