Viajar a Malta, recomendaciones básicas.

Antes de viajar a Malta os recomiendo sentaros a tomaros un café con vuestra abuela y que os cuente como era la vida antes. Cuando hayáis interiorizado la información, ya podéis visitar Malta!

Lejos del bullicio de Madrid, que es mucho, Malta es un país muy pequeñito con un montón de cosas que llaman la atención. Así comparando sería la mezcla entre Túnez, Nápoles y Benidorm, pasito a paso:

Transporte: Lo que ellos llaman transporte es lo que en Madrid llamaríamos "El Co** la Bernarda". Hay bastantes líneas de autobús (incluida la nocturna), pero muchas zonas necesitan varios transbordos para visitarlas. No pasaría nada, si no fuera porque cuando llegas no te imaginas que además de los autobuses de línea (osea, con pinta de autobús), también pueden transportarte furgonetas. Las reconocerás porque llevan un cartelito con un número. Además hay buses de distinta frecuencia, cada 15, 30 o 60 minutos. Si tienes que empalmar alguna puede ser un poco infiernito.
Otra recomendación: Llevar siempre abanico y chaqueta, el aire está a toda leche o desaparecido. Y cuando os subáis preguntar si paran en el destino al que queréis ir, hay líneas que se bifurcan, etc.
En cuanto a precios, nosotros pagamos 12 € por un bono de 7 días. Hay billetes de 2,60 para todo el día, etc etc.


El paisaje: Sin ánimo ninguno de ofender, nos hemos pasado todas las vacaciones hablando de Malta como una escombrera. Hay muchísimos edificios muy bonitos, pero otro buen número están en un estado bastante jodidillo, y si lo sumas a que el paisaje es bastante rocoso y está lleno de chumberas, lo que piensas en traer de souvenir es un pedrolo como un templo. Pero vamos, si os gustan los acantilados, los paisajes fuertes, etc, os gustará. Y hay bastantes zonas fortificadas, edificios muy antiguos, iglesias y catedrales. Así que más allá de la coña, yo si lo recomendaría.

Playas: Hay algunas playas de arena que están bastante bien, con su chiringuito, sus hamacas, su arena dorada, sus atardeceres chulísimos... Pero la tónica general son las playas de piedras. eso si, con sus escaleritas para bajar y zonas con pasarela de cemento para que no os dejéis los piececillos. Como arena podéis visitar: Golden Bay y L´Ghadira.

Gastronomía: Nosotros hemos abusado de los panini, hamburguesas y sándwich, pero venden unos hojaldres rellenos (queso, atún..) con una pinta estupenda. Y atención golosas... hacen unas tartas de chocolate, así en general en todo el país, de las de morirte.
La comida tiene un precio bueno, un capuccino 1,40, un sándwich 2 €, una pizza entre 6 y 8 €, una hamburguesa entre 3 y 4 €... Lo que es más caro es la carne, un buen filete se sube bastante más que otros platos.
Venden además muchos productos a base de datil, y de miel, que es bastante buena por allí.

Se sale por allí? Me imagino que en todas las zonas habrá algún garitillo, nosotros en Bugibba teníamos dos que se podían pisar, baratos (creo que la copa y el sprite no llegaron a 4€). Eso si, de guiris (nosotros incluidos, hasta las trancas) así que seguro que os divertís. Eso si, las copas van con medidor como en Inglaterra.
La zona por excelencia de juerga, como un mini JerseyShore, es San Giljan.


¿Que ver en concreto? Pues hay muchos pueblecillos que patear, pero os recomiendo:
  • La ruta en barco por Comino y Gozo: Además de pasear por Gozo, hace dos paradas para bañaros en mar abierto en la Laguna de Cristal y la Laguna Azul, que son una pasada. Nosotros pagamos 25€ incluyendo el minibus que te lleva a los sitios más destacados de Gozo.
  • El Palazzo Parisio en Naxxar. Un palacio construido en 1733, de estilo barroco en el que se pueden visitar varias habitaciones, y que incluye la visita a los jardines (que también son muy bonitos). La entrada de palacio más hotel es de 12 euros.
  • Catacumbas de Santa Agata y San Pablo en Rabat. 5€ cada una. En la de Santa Agata hay restos humanos todavía, y se conservan unos cuantos frescos de la época.
  • Mdina, un remansito de paz dentro de las murallas de esta ciudad en la que da gusto pasear :)
  • Hagar Quim: Construcciones megalíticas del neolítico, muy cerca de las zonas de los acantilados, y con un pequeño museo que explica los efectos del solsticio.
  • Catedrales, iglesias.... de esto lo que queráis, me gusta especialmente "La Rotunda" en Mosta, la más luminosa que creo haber visitado.

Además, es verdad que es un sitio estupendo para practicar idiomas, casi todos los malteses hablan inglés bastante bien, y también chapurrean en muchos sitios el italiano.

Dicho todo esto, y teniendo en cuenta que se me quedaron algunas cosillas por ver...volveré!!



0 comentarios :