Cine: "El lado bueno de las cosas" ...¿Quiénes son los locos?

¿Quién está más loco?, ¿el que sale de un centro psiquiátrico y se medica, o el que nunca ha pisado un psicólogo? 

A priori, "el normal". Pero... no hay nadie normal en "El lado bueno de las cosas", igual que no hay nadie normal en este mundo. 

Si no conocéis el argumento, Bradley te-adoro Cooper, es un pobre hombre recién salido de un centro psiquiátrico después de un brote, tras pillar a su mujer con otro. Cuando vuelve a casa, su familia, con un De Niro fantástico a la cabeza, intenta que se estabilice y sea el de antes. A ser posible sin ir a buscar a su mujer, orden de alejamiento por delante. Tarea mucho más fácil si al intentarlo te apoyas en una preciosa-pedazo-loca-tía-perra, que interpreta Jennifer Lawrence. 

Además de los protagonistas, los papeles de los secundarios me parecen buenísimos. Y en realidad son los que hacen que la peli en conjunto sea un peliculón. 

La historia mezcla muchas cosas, desde partidos de fútbol a concursos de baile, la vida de un tío que tiene un problema serio, con una historia de amor. Pero a mi lo que me ha gustado de verdad es ese hilo tan fino que separa las actitudes del "loco" y el cuerdo. El resto de la historia me parece una linea sobre la que dibujarlo. 

Todos llevamos dentro un poco de cada personaje, desde el exigente perfeccionista, al que cree que seguir unos ritos le dará suerte, o el que está consiguiendo una vida de en-sueño(de otro) a base de ansiedad, el que hoy es mero espectador, y el que defiende que está cuerdo entre cuerdos que están locos. 

Y mezclamos los papeles y hoy somos uno, y mañana el otro. Estos temas me encantan. Todos ponemos cara de "qué fuerteee" cuando nos cuentan que a alguien "se le ha ido la olla", pero luego miramos seis veces si hemos apagado el gas, y lo volvemos a mirar.O nos definimos como super racionales y analizadores, pero llevamos en el bolsillo un amuleto antes de una reunión, que no malo por definición, pero nos ponemos nerviosos si no lo llevamos, que no es normal. O pulsamos el botón de actualizar una y otra vez a intervalos de medio minuto, o miramos el perfil de este tío que conociste en Orihuela cada 10 minutos. 

Da lo mismo, son ejemplos, pero os aseguro que si no caéis en unos, caéis en otros. Y no pasa nada, todos somos una mezcla de locura, suerte, razón... y vistos desde fuera tiene que ser gracioso. 

Así que si queréis pasar un buen rato y verlo/vernos desde el otro lado... Aquí tenéis "El lado bueno de las cosas"



0 comentarios :