Viajando a Santorini, Grecia.

Puede que Fira, la capital de Santorini, sea uno de los sitios más bonitos por donde he tenido el placer de pasear.

Nosotros nos alojamos en Perissa, una opción barata y bien conectada con Fira, a la que es muy fácil llegar. 

Madrid, avión, aeropuerto de Atenas, autobús X96 destino al puerto (5€) y un barco de la compañía Blue Star Ferries, cuyas oficinas encontraréis en la misma parada donde os deja este autobús. 
Podéis comprar allí mismo el Ticket (37.50 por trayecto), o comparlo online en BlueStarFerries 

¡Ojo! El trayecto son unas 8 horas, y si compráis este ticket (el más barato), no tendréis derecho a "butaca en cabinas", así que os recomiendo lanzaros en cuanto subáis a por unos sofás cómodos en la cafetería, o hacer campamento en los compartimentos de las cabinas, entre las últimas filas y las paredes. Avisados quedáis :) 

Si no hay mucho viento y el trayecto es tranquilo, la cubierta es una buena opción, pero si el mar está revuelto, puede que os llevéis un ligero bañito. 
Dentro podéis comprar comida y bebida, pero no es la opción más barata, así que si subís con unas galletitas, no hacéis mal.  

Una vez llegados, nosotros contratamos un servicio de transfer que nos incluía el hotel, pero como os digo está bien conectado. 

Para alojarnos elegimos Katerina & John´s , evidentemente por precio. Pequeños apartamentos con cocina, con baños de los que de repente se convierten en piscina involuntariamente (sin cortina o alfombrilla), pero perfecto para ir solo a dormir. 


Muy cerca, un paseito de unos 10 minutos tenéis la playa de Perissa, y a solo cinco minutos más, la playa de Perivolos, que es una zona estupenda para alojarse. De Perissa a Perivolos se puede ir perfectamente andando, aunque si sois muy muy vagos, podéis hacerlo también en bus. Esta zona es árida como el desierto, no esperéis un paisaje distinto. Y ambas playas son de piedras. No solo son de piedras, si no que al llegar al agua tampoco tocaréis arena. El suelo es una tremenda pista de patinaje.

Eso si, toda la playa está llena de hamacas, con wifi y sombrilla, donde podréis comer y beber durante todo el día.Las hamacas son gratis, y solo se paga lo que se consume. Especial amor por JoJo Beach en Perivolos,en el que podéis disfrutar de sus hamacas en laplaya,o su piscina interior con musicón. Más caro que los alrededores, pero si os apetece tomaros un cóctel dentro de la pisci escuchando música, es vuestro sitio. 

Superado el mono de playa que todos llevamos encima al llegar el verano, Santorini tiene sus cositas para ver y para hacer. 

Un atractivo son sus atardeceres. Los atardeceres son bonitos aquí y en Guadarrama, pero es encantador ver como se reúne todo el mundo al borde de las casitas para ver ponerse el sol. Eso si, ir con tiempo para pillar un buen sitio, y armaos de paciencia para salir del pueblo cuando toda esa gente deje de ver el espectáculo. 

Recomiendan especialmente el atardecer en Oia. No es de los más bonitos que he visto, yo soy más de atardecer con nubes, pero el pueblo es otro ejemplo de sitio romanticón y paseable donde dejarse llevar por el encanto del blanco y azul Griego. Podéis llegar a Oia desde la capital (Fira) en autobús. 


Fira, como os decía también es encantadora y está llena de pequeñas tiendas de souvenirs (llena es llena), y de bares, restaurantes... Muy transitado,pero sin embargo, muy tranquilo. 


Si tenéis ganas de seguir explorando la isla, aquí tenéis la madre de las excursiones, el recorrido por las playas Roja Blanca y Negra. 

A las tres playas podéis llegar en pequeños barcos que hacen el recorrido desde el puerto a las tres playas, el autobús os anunciará Red Beach. Aunque también podéis acceder a la Roja andando, subiendo y bajando mini montañitas. A las otras dos solo en barco. 

¿Por qué es la madre de las excursiones? Pues no sé como andáis de equilibrio, pero yo casi muero ahogada de una risa. 

En la playa blanca solo podéis llegar en barco, como os comentaba. Sumad que el barco no puede acercarse a la orilla (agua a la cintura), terreno inestable y oleaje... Así que si vais tened muy en cuenta que del barco a la playa tendréis que ir con vuestros bártulos en la cabeza. Por si no queréis llevar nada susceptible de morir ahogado, o para que toméis la precaución de forrar todo lo que no sea amigo del agua. 

Además en la playa (muy chiquitita) solo venden fruta. Llevad agua y algo de comer si pretendéis pasar unas horas. Y preguntad la hora a la que pasa el último barquito, aunque los veréis en tránsito constantemente. 



Otra de las excursiones consiste en visitar el volcán, nadar en las aguas termales, y después visitar Thirassia, por 25€. Os lo venderán también más caro, incluyendo el atardecer en Oia, pero de verdad que es prescindible, llegaréis perfectamente solos. 

A mi los viajecitos en barco me gustan bastante, casi más que subir volcanes XD. No os imaginéis el volcán como los de dibujos animados con su cráter, es como subir a una montaña de piedras. Y aunque os enseñarán los puntos donde sale el agua hirviendo, o los gases, yo que soy de naturaleza curiosa, me esperaba algo más. Si vais en días de calor, llevad agua. como bien os imagináis, ni un puto árbol o sombra. Y aunque no hay que estar en forma para visitarlo, pues tampoco os vayáis en chancletas hijos míos. 

La visita a Thirassia tampoco me pareció lo más. Es una islita muy pequeñita con un par de restaurantes en el puerto, y la posibilidad de subir a la ciudad andando o en burro. Probablemente tendréis poco tiempo para estar en la isla,si decidís subir empezad a hacerlo en cuanto lleguéis. Ni idea de lo que hay arriba :) 

Nadar a las aguas termales (Palea Kameni), también tuvo su miga. Os soltarán en medio del mar, y tendréis que nadar unos metros hacia la orilla. Os avisarán de que solo lo hagan los buenos nadadores y del peligro del contraste entre aguas frías y calientes si tenéis problemas de salud. Yo no voy al médico ni aunque me paguen, pero soy aprensiva. Nada, una chuminá, se llega a la orilla perfectamente, y no solo fumo si no que vivo en Madrid, así que nado lo normal :) Además el agua es muy salada, así que se flota muchísimo. Y es genial ver el desfile de todo el barco llegando y volviendo de las aguas termales. 

Si dieran la excursión por separado, solo haría la de las aguas termales, se nos quedó algo corto de tiempo. Aunque es pequeñito, no os imaginéis unas termas brutales. ¡Ah! Son aguas de azufre, así que puede que no huela a rosas, y recordar que es color,color... ROJO! Así que iros con un bañador al que o tengáis especial cariño.

(Por cierto, de Santorini a Mikonos, por si queréis iros a pegaros la juerga creo que el barco no bajaba de los 60 pavos por trayecto)

Y a la vuelta a casa.... muero por volver a una de las pastelerías que pueblan la isla con pastelitos, cafés y zumos para llevar, abiertas 24 horas al día :) con dulce y salado, por si os preocupa eso de llegar a horas en las que los super han cerrado, o sois de voracidad nocturna. 


Llegada a la parte gastronómica, me declaro fan absoluta de la gastronomía griega, donde el queso sale por los ojos. A la ensalada griega se le suman el Pastitsio, una especie de pastel de macarrones con queso y carne picada, en el que notaréis el contraste del sabor con la canela. El Tzatiki, una salsa muy fresquita de pepino y yogur griego, Gyros, carne asada con verduras en plato o en pan de pita, o la mítica Moussaka.

Comer no es caro en general, desde los 2 euros de la pita vegetal, 4 o 5 la ensalada griega, 7 a 12 un plato único... dependerá, como en cualquier sitio del restaurante que elijáis.   


Si tenéis la posibilidad de ser un poco guiris, tenéis que ir a romper platos y ver una cena típica. En muchos restaurantes no te cobran extra por asistir, ni incrementan el precio de los platos por haber espectáculo. Así que es una opción muy divertida. 

Nosotros fuimos al del restaurante Porto Castello (un cordero buenísimo), y flipamos muy mucho. Empezaron bailando muy tranquilitos, siguieron sacándonos a bailar, y terminaron bailando sobre fuego e invitándonos a romper platos. Yo me lo pasé como una enana. Si vais seguro reservar mesa si queréis sentaros en la zona con las vistas más chulas o no correr el riesgo de quedaros sin mesa. 



Os he hablado todo el tiempo del autobús, en Fira encontraréis una plaza que funciona como estación. Y los precios de los trayectos varían entre 1'60, 1'80 y 2'20. Los autobúses son más bien autocares y tendréis que fijaros en la dirección final de vuestra ruta para saber cual es el vuestro. el ticket se paga dentro.

También tenéis la opción de alquilar Quad, lo veréis por toda la isla. Y poco más, Santorini es uno de esos sitios que merece la pena visitar y disfrutar. 


Nosotros desde luego, así lo hemos hecho XD


2 comentarios :

POLO dijo...

Maravillosa descripcion de estas vacaciones inolvidable...

Rosqui dijo...

La verdad es que han sido unas vacaciones para recordar siempre!! Aiiis qué bonito era todo, y qué bien nos lo hemos pasado!!