Viajando a Estambul. Cultura y pañuelos.

Este verano estuve en Estambul, no os voy a recomendar muchos sitios, porque fue un viaje muy express, y fue mucho de paseo arriba y abajo, más que de entrar y salir de aquí o allá. Así que voy más a lo cultural, social, religioso. 

Antes de irme, la palabra que más oí fue "pañuelo", seguida por otras que se relacionaban con la seguridad, el choque cultural, la religión... La verdad es que el mundo no es un lugar tan grande para que sepamos tan poco unos de otros. 

No sé como será el lugar más recóndito y tradicional de Turquía, ni sé como serán los barrios marginales. Pero desde luego las zonas más turísticas de Estambul, son un sitio que merece la pena visitar y en el que salvo que os crucéis con un zumbao, todo es posible digo yo, no vais a tener ningún problema. 

No hay que llevar pañuelo, ni tenéis que vestiros como si fuerais a misa. Estambul no solo está lleno de turistas vistiendo de mil maneras, con más o menos decoro, si no que entre las mismas turcas, cubrirse o no depende solo de la tradición de cada familia. Así que allí conviven el burka (esas mujeres completamente tapadas), con todas las variedades de pañuelos y cabezas descubiertas. 

Exceptuando el momento en el que entréis en una mezquita, y en el que si tendréis que cubriros. Lo mismo que si en España visitas una catedral y en la puerta te niegan la entrada por ir con escote y tirante fino o bermudas. Nadie os mirará mal por ir con un vestido corto, o por ir dados de la mano con vuestro chico. De hecho lo más probable es que no paréis de cruzar sonrisas y gestos amables. 

Las calles tampoco me parecieron inseguras. Nosotros estuvimos en la parte de Sultanahmet y es un barrio con bastante vida y muchísimos hoteles y hostales. De hecho, y soy bastante cagona, es uno de esos sitios donde me iría de vacaciones solo con amigas sin preocuparme nada de nada por el hecho de ser tía, una de esas cosas que hay que seguir vigilando en estos tiempos que corren... locura. 

Insisto e insisto porque antes de irme os vi a muchos incomprensible y seriamente preocupados. Os recuerdo que cada religión es un mundo, y que aunque muchos países la comparten, las diferencias entre unos y otros son brutales y no siempre bonitas. Pero en este caso, y con un pie en Europa, no podéis moriros sin visitar Estambul. 




2 comentarios :

Ana Laura dijo...

Te envidio el viaje, Estambul debe ser maravilloso. Me alegro que hayas pasado tan bien. Cuando lo visite, recordaré tus apreciaciones :)

Saludos desde el sur!

Rosqui dijo...

Gracias Ana, fue un viaje mucho más que estupendo. Si tienes la oportunidad, desde luego te lo recomiendo.Saludos!!!!!