Gofres y cervezas: Viajando por Bruselas.

Gofres, cervezas, el niño que mea, cómics y un frío que pela, bienvenidos a Bruselas. 

Cuando viajas mucho por Europa al final te da la sensación de que todos los sitios se parecen, y es verdad que se parecen. Con sus cascos históricos llenos de monumentos, grandes avenidas comerciales y zonas empresariales, pero todas tienen su encanto. 

Para mí Bruselas es una ciudad feibonita, con ese mix típico de las ciudades grandes donde te encuentras con una plaza asombrosa y muy cerquita zonas que pertenecen a la vida de la ciudad y no al turismo, lo que se llama zonas más feas. 

Una definición que resume algo más el espíritu de la ciudad sería la de mi amigo Edu: 

"Un paseo por varias ciudades de un país que aprendió a vivir con su variedad de vecinos, centro de muchas batallas, explotador (en el pasado) del Congo, miembro de la Unión Europea, monárquico, fundador de lo que ahora conocemos como UE y que sirve para que países vecinos podamos movernos libremente, no paguemos aranceles y dejemos, por el momento, de enfrentarnos y resolver nuestras desavenencias por medio de las armas"

Nosotros nos alojamos cerca de La Bolsa (Place de la Bourse Beursplein), una zona bien conectada para ir andando a los sitios más representativos, y con buen acceso al transporte público. 
Tuvimos una movida alucinante con el hotel George V y Rumbo que os contaré otro día, pero la zona es buena para alojarse. 

Para moveros por la ciudad tenéis autobuses, tranvía y metro, tenéis todo muy bien explicado aquí  así que solo os hago una recomendación: fijaos en los horarios de los autobuses que tengáis que coger para volver al aeropuerto o mirar bien la ruta que elijáis, el nuestro tardaba casi 40 minutos en llegar a la parada en fin de semana.
Un ticket 24 horas para todos los transportes os costará 6 euros.

La ciudad tiene muchas cosas que ver. Os recomiendo escoger un tour gratuito para situaros y que os cuenten lo más importante. Es un tour que dura dos horas y media, en español. Al final del tour se paga a los guías lo que se quiera... 2, 5, 15, 0 euros... lo que consideréis que ha valido su trabajo. Nosotros lo hicimos con Sandemans, podéis reservar aquí. 

Hay muchas guías de Bruselas con la info muy bien contada (una completa por aquí), así que solo os doy unas pinceladas de cosas que yo no encontré mientras preparaba el viaje: 

Bruselas no se tarda en ver demasiado. Si tenéis muchos días, yo me haría una ruta incluyendo dormir en Gante o Brujas, que son espectaculares.

Si buscáis alquilar un coche, dentro de la estación Gare du Midi (Zuidstation) encontraréis varias compañías juntas en uno de sus laterales. 

Los mapas de las oficinas de turismo tiene unos iconos en algunas calles, un bocadillo (de cómic, que no de panceta) con exclamaciones. En Bruselas el cómic es muy importante, y muchas de sus fachadas están adornadas con escenas y personajes, los bocadillos os indican dónde exactamente. 

El niño que mea, el famoso Manneken Pis, es una estatua diminuta. En la ciudad dos estatuas más relacionadas, la niña que mea y el perro que mea. 

Buscar a la niña que mea (Jeanneke Pis) puede ser como buscar el tesoro si sigues el mapa. No os compliquéis, es mucho más fácil si buscáis el Delirium Tremens, una de las cervecerías más famosas de la ciudad y miráis en una verja al fondo del callejón. Allí encontraréis a la niña. 

La cervecería es impresionante, con miles de chapas y botellas de cerveza de todos los sitios, muy grande y con muy buen ambiente. Está en  Impasse de la Fidelité 4. Muy cerca de la Gran Plaza (Grote Mark) 

El perro que mea es anecdótico, una estatua que nos encontramos en la zona de La Bolsa. No me acuerdo de en qué calle calle está y no merece la pena que os volváis locos buscando, a no ser que bebáis mucha cerveza (ya tenéis reto etílico) 

Los gofres tradicionales de Bruselas, los de forma rectangular perfecta, no son como los que conocemos aquí. Su masa es distinta y más ligera. No le contéis a nadie que me gustan más los otros con su buen mazacote de masa. 

Abrigaros bien, pero no sufráis si vais en invierno, hasta en Pizza Hut incluyen sopa en el menú. 

Si queréis un sitio cuqui donde comer y donde todo está riquísimo, os recomiendo La Grande Ecluse. No es un sitio barato, a nosotros nos invitaron, pero tampoco es carísimo. Si no tenéis problema de presupuesto la comida es buenísima y la historia del local es curiosa. (Tenéis los precios de menú y la historia en su web) 

¡Feliz Viaje!




0 comentarios :