Un día en MFShow Men

Esta semana estuve en la MFSHOWMen viendo a Mirto y a Altona Dock. 

Nunca había ido a un desfile de moda masculina y la verdad es que me parecen muy distintos de los de moda femenina. Consumo y "creo" muy entre comillas, moda femenina desde que en segundo de EGB hacía modelos para las muñecas y los vendía en el cole, pero con la moda masculina me falta criterio. 

Un tío en vaqueros y camiseta ya me parece que puede ir estupendo, así que cuando ojeo las revistas divago y pierdo el centro en la moda. Pero ayer me porté muy bien y además de unos whatssap hablando de la calidad del material humano, me fijé en las prendas. 

La verdad es que tenía una concepción de lo masculino como lo ponible del día a día, o lo elegante de un traje que quite el sentido, pero las dos colecciones me sorprendieron. Quizás me decantaría por Mirto, que aunque también tiene combinaciones alegres, me parece más elegante. 

Aunque ya sabéis que no os voy a hablar solo de esto. Ayer se dio la circunstancia de que los desfiles eran en el COAM y las salas son de cristal, una pasada ver como antes del desfile se volvían locos preparando la colocación de los asistentes o los regalos promocionales. Y como la gente intentaba colarse cada vez que alguien de la organización abría la puerta para entrar antes del desfile. 

Pero lo que a mí me gusta de verdad es la gente, porque por mucho modelazo que se lleve, ¡la gente es tan aguililla! Mola mucho ver gente muy bien vestida y con conversaciones sobre desfiles y eventos, lanzarse a por un Gin Tonic gratis antes de que el camarero haya puesto la aceituna. 
Y mola otro tanto ver como al final del desfile muchos se aceleraron para llevarse las muestras de colonia y los pañuelos que se regalaron en el desfile de Mirto y que habían quedado sobre los bancos en los sitios que no se habían ocupado. 
Y criticar ni os cuento, fan total de la señora que en cinco minutos criticó a la organización, el pelo de uno de los asistentes, el bronceado de otra e incluso los despistes de la amiga que la acompañaba, y lo compartió conmigo para amenizarme la espera. 

Desde luego no existe un lugar en el que habiendo dos personas no sea entretenido. 

Os dejo unas fotos.