Halloween: Tutorial cabeza destrozada

Yo no soy de Halloween, que es una fiesta americana. Sí, claro. La mayoría de los que celebráis la Navidad vais todos los domingos a misa. 

Una oportunidad para salir y disfrazarse no puede desaprovecharse nunca, venga de donde venga. No amigos, no hablo de vestirse de diabla sexy, hablo de disfrazarse de verdad. 

Aquí tenéis el manual heridas de látex que este año vamos a acompañar de una cabeza masacrada. Love it. 

Para hacerlo he usado (en cantidades mínimas):

Papel del baño. 
Una peluca, gorro o tela. 
Un maniquí, un tiesto, o algo de culo redondo. 
Un gorrito de la ducha o papel film.
Látex o cola blanca.
Muestras de maquillaje o maquillaje barato del que nunca usarías en tu cara. 
Un tupper de los chinos.
Pintauñas marrón o rojo. 
Paciencia y lugar ventilado. 

Vamos a ello...

Cogéis una peluca y le cortáis el pelo dejando solo la base en la que va cosido el pelo. También podéis usar un trozo de tela si no vais a cubriros la cabeza entera. O un gorro viejo de los que se ajustan por completo a la cabeza.

Lo ponéis en el maniquí o en el culo del tiesto (algo que tenga la misma forma redonda que vuestra cabeza, para que al secar la pasta mantenga la forma y os entre sin problema.)


Ponéis un gorrito de ducha o papel film para que no se quede pegado sobre el maniquí o el tiesto. 

Cogéis el papel del baño, separáis las capas y lo partís en trocitos.
Añadís el maquillaje,  cerráis con la tapa y lo agitáis como si fuera una ensalada. 


Añadís la cola blanca o el látex y removéis. 


Después lo vais pegando sobre la base (peluca, gorro, etc.) Y dejáis secar. 


¿Seco? Ya podéis pintar algunos picos con el pintauñas, añadir sangre, más trozos de la mezcla para hacer protuberancias o todo lo que se os ocurra. La mía (solo media cabeza) todavía no está terminada, pero para que os hagáis una idea, queda más o menos así:




¡Enjoy!