Receta (Gordi) gordi de la semana. Mug Cake Dr.Oetker al micro.

Ya sé que os pillo en plena operación bikini, no seáis pesadillas. Preocupaos más de estar sanos que de meter el culo en un bañador, un capricho a la semana no os va a matar.

Se me había olvidado contaros cómo están los mug cakes de Dr. Oetker. Yo soy más fan de la pastelería elaborada, pero como he sido una sin horno durante mucho tiempo, agradezco la alternativa. 

Compré una dosis monotaza de chocolate y una de vainilla (si cotilleáis por Internet hay versión casera). 

Solo hay que echar la preparación en una taza con la cantidad de leche recomendada. Y recomendada significa... recomendada. A mí se me fue la mano con la leche y en la versión chocolatera parecía que estaba preparándome para mojar un  roscón. Bien hecho por la parte de fuera, pero como un chocolate a la taza al fondo. 


Me huelo que además de controlar la leche, la cosa debe salir mejor en tazas más bajitas o más anchas. 

No os preocupéis, que aunque no quedó perfecto, en esta casa no se desperdicia nada. Y la textura de la parte de arriba estaba bastante bien. Eso sí, como chocolatera mayor os anuncio que el sabor tampoco es para entrar en éxtasis. 

Para la segunda versión de vainilla preparé la mezcla, pero en vez de hacerlo en una taza lo dividí en moldes de plástico. El resultado es más cuqui y da para compartir. 


El borde de la magdalena se quedaba algo pegajosillo, me imagino que por el plástico, aunque el resultado no era malo. Bañadas en chocolate seguramente sube puntos. 
El sabor, como en el caso del de chocolate, lo mismo, no es para tirarse de los pelos, pero no está malo ni mucho menos. 


Se aceptan experimentos en la sala.