Yoigo, me caes fatal. Verdad, verdadera.

Yo estaba muy contenta con Yoigo, pero bien sabe Dios y el ser humano, sobre todo el ser humano, que las compañías de telefonía se miden por cómo se comportan cuando necesitas algo más allá de pagar la factura mensual.

Necesitaba liberar mi móvil y hay dos opciones, llamar a Yoigo o hacerlo a través de su web, que sigue siendo una vía oficial. 

Sigo exactamente los pasos y se me bloquea el teléfono, el código es erróneo. En el servicio de atención al cliente me dicen que tenía que haberlo liberado con ellos. Perdona, es que la web que da el código es vuestra (silencio). Me mandan a tienda, donde me dicen que tiene que ir al servicio técnico, que por supuesto pago yo.

Ah, entonces, ahora que liberar el móvil es gratuito, ¿dar un código erróneo y mandarlo al servicio técnico es una nueva línea de negocio?

Me cago en su putísima madre, en mi hogar, no tiene la culpa el teleoperador ni el dependiente. Decido irme de Yoigo, con esto ya pago, la reparación del terminal, la liberación en una tienda, más la penalización por irme antes de cumplir la permanencia. 

Me paso a Pepe Phone y para no estar incomunicada mientras mi teléfono sale, o no, de la UCI, llamo para liberar mi otro terminal.

Me dicen que me tienen que mandar un código al teléfono. Bien, pero sois unos cachondos, no tengo línea porque mi nueva tarjeta solo funciona en un teléfono libre. No hay otra vía para mandarlo. Me sugieren que les dé el número de otra persona para que me llegue el código vía sms. 
Ni muerta, yo no doy datos de terceros y no entiendo que un contrato o una solución incluya que las personas tengan amigos o familiares dispuestos a dar sus datos.
Insistiendo en otras vías, me dicen que llame en unos días para que me lo dicten.

Así lo hago, y... código incorrecto.
Ups, pues... mete siete ceros primero. Código incorrecto. 

Pues se lo pedimos a la compañía y te lo mandamos al móvil. 
Bien, pero no sé como deciros ya, que no puedo recibir sms. 

Puedes llevarlo a liberar.
¿Y lo pago yo también en este caso, no?
Sí, bueno, es el código del fabricante te puedes esperar a que nos lo dé.
¿Cúanto tarda?
Máximo un mes. 

UN MES.

Oye, ¿y me puedes pasar con algún departamento de reclamaciones?
No, tienes que irte a tienda, no puedo pasarte porque ya no eres clienta.

La broma me va a salir por unos cuantos euros, que me viene fatal. Aunque lo que peor me viene son las horas que tengo que dedicar después, a que se me bajen los niveles de mala hostia que producen estas incidencias. 

Yoigo, me caes fatal, verdad, verdadera.