Refugiados Vs Pobres españoles.

Hay dos escenarios abiertos entre la gente con la que me rodeo, los que piensan que hay que ayudar a los refugiados, y los que están en contra de hacerlo, teniendo en cuenta que en España muchas familias viven también en la pobreza. 

Yo, evidentemente, tengo una OPINIÓN, que es solo MÍA

Sin entrar en muchos detalles, yo no soy ajena a la pobreza, me toca de cerca en diferentes grados. No vivo tampoco alejada de la precariedad laboral o la falta de ayudas donde hacen falta. Vivo exactamente en la misma sociedad que vosotros, aunque la percepción de la realidad no es igual para todos. 

Sin embargo, aunque acostarse pensando que no se tiene un techo, que no se come pescado desde hace meses, que no se llega a pagar hipoteca es HORRIBLE. Me parece que abandonar tu casa, tu país, tu cultura, porque tienes miedo de perder LA VIDA, es un escalón que está muy por encima. 

Me he puesto en contacto con un par de "asociaciones" para ver si necesitan ayuda frente a la llegada de los refugiados, incluso con una a la que en situaciones normales no acudiría, pero que me parece que por infraestructura pueden hacer un buen trabajo.

A mi no me importa separar mis bolsas de ropa para las familias españolas que lo necesiten y dar otra parte a los refugiados. Ni me importa ayudar aquí o allá, y sí creo que las familias de nuestro país necesitan ayudas que no reciben, y por supuesto me parece una VERGÜENZA, y en mi familia lo sufrimos. 

Pero el negarle ayuda a alguien que coge una mochila, a los niños de la mano y se cruza medio mapa huyendo, me parece INHUMANO. Y me lo parecerá siempre, crucen la valla desde donde la crucen.

Es verdad que esa gente que llega, después tendrá que encontrar un trabajo en un país en el que no hay mucho, y que todos tendremos que hacer un esfuerzo de integración.
Ahí veremos que respuesta dan los gobiernos, que independientemente de la ideología, ya tendrían que tener las pilas puestas desde hace mucho tiempo, aquí y allí.

Pero sinceramente, nadie tiene la culpa de nacer donde nace. Es tremendamente injusto que por haber nacido en este lado de la frontera y en este contexto, queramos que los demás se queden en su país, les pase los que les pase, como si no tuvieran derecho o no fueran tan personas como tú o como yo.  

No somos mejores, solo tenemos más suerte.