Así fueron para mí los #Goya2017

De los creadores de: "Me he quitado de fumar, del Candy crush, de los sujes con aro y de GH Vip", llega... "Me bajo de los Goya"

31 ediciones son muchas para que nos siga saliendo una gala así. A mí me gusta el cine español, lo consumo, en tv y en taquilla y creo que hay talento ¿dónde se queda en la gala?

Esta vez la culpa no es de Rovira, el discurso del comienzo hubiera ganado enteros si hubiera recortado unos minutos, y no me gustaron demasiado los sketch posteriores, pero sinceramente, no es de lo peor que nos hemos tragado.

¡Si este año hasta me cae bien la presidenta! Ahí, sufriendo por un dar un discurso en otro idioma, pidiendo agua, natural como una florecilla campestre.

El problema es que en realidad, la gala nos interesa cero patatero, podemos tener más o menos simpatía por unos u otros títulos, pero no se genera la expectación necesaria. Falta un trabajo previo que no se hace, ese que ha resucitado cosas que parecían tan carcas como Eurovisión.

Además, el tema de los discursos es un coñazo. Entiendo que si ganas un Goya, querrás saludar a tu familia, tus colegas tu jefe, pero hay que pensar una fórmula que lo haga más entretenido.

Yo lo haría rollo semáforo, con pulsadores para el público. Verde, puedes seguir hablando, ámbar, estás dejando de currártelo, rojo, sal de ese escenario. Así, el espíritu de Anna Castillo, o de otros grandes discursos que no has dado los Goya, empezaría a predominar.

En general, yo que sé, es esa sensación de desanimo general, hasta el patio de butacas me pareció que estaba poco ambientado y que le costaba, a veces, arrancarse en risas o aplausos. Descontando, además, aquellos momentos en los que Rovira intentaba interactuar, bien, pero con diálogos menos naturales que un tomate de hipermercado, mal.

Qué deciros, que cosa más así como antigua con los besos de maduritas con jóvenes, de dos tíos, de dos tías... La mayoría nunca podríamos protagonizar la peli "nunca me han besado". Hasta yo, que ya soy medio monja, me he pasado el hielo con medio Madrid (¡y sin mononucleósis!), no esperéis que nos impacte un beso.

- Ya, pero bien que hablas de él.
- Ya, y de la gala, no lo pilláis, ese el problema, que no lo pilláis.

Por otro lado, bli, bli, bla, bla, las redes sociales. Las redes sociales funcionan DE LA HOSTIA en la promoción del cine, y además, ya están integradas en las formas de comunicación. Integrarlas en la gala, no sería ninguna locura.

Dicho  todo esto, el año que viene alfombra roja y nada más.