Los #Goya2017 (Fashion edition)

Tú estas en casa y de forma secreta te sellan el armario, ya no tienes acceso a tu ropa. De repente alguien se cuela en tu casa y te grita: 
¡Vístete! ¡Tienes una gala! 

Tú corres como Usain Bolt hacia tu armario, pero, ¡recorcholis!, ¡está cerrado! Entonces miras a tu alrededor y piensas... ¡madre parió!, ¡usaré estas bellas cortinas para salir del apuro! 


Pero tú, que eres una tía así como muy europea, miras con pavor tus ventas. ¡Si yo no uso cortinas! Te cae una gota de sudor por la frente, y a punto de entrae en crisis, tu mente se ilumina, ¡usaré el toldo! 


Más sabe el diablo por viejo que por diablo. A este toldo le planto yo la tuniquita étnica que me pongo en la playa en verano y voy que me dan hasta el Goya de vestuario. 


Más lista estaba Natalia, que le cerraron el armario y tenía un vestido fuera. Pero pobre, que con los nervios se lo ha puesto al revés. ¿Está al revés, no? Todos sabemos que ese vestido gana sin ese escote.


Entre mis favoritas Silvia Alonso, que ha tenido la santa paciencia de coser todos los retales de encaje que tenía por casa. 


Y un aplauso especial para Nieves Álvarez, la pobre, que le han pillado sin quitarse el clinex para no manchar con el sudor el borde del vestido. 


Beso para este pobre, que ha ido a la gala con sus collarín y todo. 


Otro para este, que sabía que la gala iba a ser ligeramente soporífera y se vino en pijama,


Y mi absoluta solidaridad con Ana Belén, que no fue capaz de ponerse el vestido sin la caja y se la tuvo que llevar puesta. 


Pd: ¡gracias por una gala llena de looks locos y estupendos!


Fotos de