Viajar gratis por el mundo. Así han sido mis #workaway.

Algunos ya sabéis que algún verano he terminado en Uk, trabajándome mi tono blanco nuclear, mientras otros os tostabais en las playas. 
Este año, con todo lo de mi padre, no me daba tiempo a reengancharme a los curros de verano que suelo hacer por allí, y aunque me gusta mucho Inglaterra, necesitaba otra cosa. 

Yo hice el Erasmus en Italia y es un país en el que solo tengo recuerdos bonitos, así que me parecía un buen sitio en el que despejarme y en el que me siento como en casa. 

La parte B era que no tenía un duro. Ya había mirado alguna vez Workaway o worldpackers, pero no me había animado a probarlo. 

Así que visité las dos páginas y me gustó más Workaway, criterio personal, nada que objetar a la otra. 

¿Cuál es el concepto? 

La idea es que hay disponibles trabajos en todos los continentes y trabajas gratis determinadas horas, a cambio de unas condiciones que varían y que tienen siempre como mínimo que te den alojamiento. 

Pueden ser habitaciones privadas o compartidas, pueden pagarte o no comida, y las horas pueden ir de 25 como máximo (teórico), al mínimo que ellos establezca. Algunos incluso ofrecen algo de dinero. 
Las funciones son variadas y pueden ser desde enseñar idiomas a trabajar en hostales, cuidar niños, cortar paja, cuidar cabras o hacer compañía a una abuela en una casa. 

En el perfil de cada persona, pueden verse las condiciones que ofrecen y lo que exigen a cambio. 
El mejor criterio para saber si es o no un sitio donde merece la pena ir, es leerse los comentarios de la gente que ya ha estado allí, y por supuesto ver la puntuación global que tienen (que es sobre 100)

El desplazamiento te lo tienes que pagar tú y hay sitios en los que no te acogen si no vas a estar un mínimo de semanas. Otras te alojan solo un mínimo de prueba y si después la cosa fluye, se puede ampliar. 

Os cuento batallas largas y tendidas, un post con detalles varios por si os lo estáis pensando que vayáis con alguna batallita contada. 

Mi primera experiencia fue en Bari. Activé la opción de "lista de última hora" en la que los anfitriones saben que estás disponible, y de repente me llegaron un par de ofertillas. Por otro lado seleccioné lugares a los que quería ir y les escribí. 

Aquí tenéis tres detalles importantes: 

  • Si queréis iros en fechas cercanas, activar la opción de Lista de última hora para vuestro perfil, y entre los anfitriones buscar solo en los que tienen esta opción activada. 
  • Escribid a destajo a los que os gusten, muchos de ellos no contestan, así que si esperáis a que os digan algo no os vais nunca.
  • Algunos sitios tienen los calendarios de gente que va de voluntario, cerrados con mucha antelación, si tenéis claras las fechas, empezad cuanto antes. 
El chico que me había escrito era el dueño de un hostal en Bari (sur de Italia). En principio yo no buscaba habitación compartida, pero como vi que no me estaban respondiendo de otros perfiles, que tenía muy buena valoración y muy buena pinta que la zona me gustaba, le dije que sí. 

Me compré el billete, le creé una úlcera a mi madre y a mi hermana y me bajé a Bari. 

Mi trabajo allí eran cinco horas y media al día, con dos días libres, 50€ a la semana para comprar comida y algún otro extra que caía por ahí de vez en cuando. 

El trabajo era en el hostal, llevando los check in, check out, trabajo de recepción, charlar con los guest y pasar el mocho al suelo cuando se duchaban. 

Lo de compartir habitación al final fue estupendo, he tenido un montón de compañeras distintas y algunas están ya almacenadas en el sector amigas. 

En este workaway se respetaban las condiciones iniciales, que estaban claras antes de ir y se mantuvieron una vez allí. Mi jefe además es una persona de esas que no hay muchas. Obviamente le sacamos curro que no paga con una nómina, pero te hace sentir en casa, que cuando no estás en la tuya, es básico. 

Esa fue la vivencia A. 

En la vivencia B, me viene a Venecia con unas condiciones que cuando llegué al hostal no se cumplían y que incluían más horas de trabajo de las pactadas, solo un día libre y funciones que a priori no se habían incluido. Se mantenía lo de la habitación privada, que era mi opción para esta vez, pero el resto había cambiado. 
Como no me convencía, me busqué un hotel,  le dije a mi jefe que me iba y de 4 semanas que iba a trabajar allí solo trabajé 3 días. 

Al final cuando te sale rana, puedes decidir quedarte, de hecho yo amo Venecia tanto como para pensármelo y mi compañera es una tía encantadora, pero me pareció que cuando hay condiciones que no son las pactadas, hay que marcharse, porque si no favoreces el hecho de que sigan engañando o no siendo claros, con la gente que va. 

De todas las experiencias que me han contado, hay de todo, una amiga se iba a ir a un sitio, ya confirmada su voluntariado allí, y de repente cuando busca el sitio para enseñárselo a otra compañera, resulta que ha desaparecido y que si quiere ir tiene que enviar su CV y pagar un fee.
Mi jefe barese se ha quedado unas cuantas veces con cara de "vaya putada" cuando voluntarias que sí iban a ir, han dicho que no en el último segundo. Otra de mis compis que ahora está en Catania, dice que las condiciones no son las habladas, pero que bueno, no le importa quedarse porque son pocas horas y está conociendo la isla. 
Otras han hecho workaways super solitarios, de arreglar jardines o cuidar casas. Una de las más jovencillas se ha subido una semana a ver a la familia que la acogió; yo me he bajado a Bari de vacaciones la semana pasada, y me he pegado una buena juerga en Venecia esta semana con mi otra compi. 

Hay voluntarios que se hacen tan amigos que se quedan casi un año en el sitio. A veces vas y te encuentras con que eliges tu propio calendario de trabajo, en otros lados está perfectamente sistematizado. En algunas experiencias solo hay una persona de voluntaria, en otros hasta 20 al mismo tiempo. 

Para mí, a pesar de que lo de Venecia no ha salido tal y como esperaba (de hecho está siendo muy muy mucho mejor), para mí es una experiencia que merece la pena totalmente. 

Solamente tenéis que leer bien las condiciones, no tener apuro de preguntar y en el momento que las cosas no os cuadren, solucionarlas ajustándolas con vuestros "jefes", o cogiendo un billete a casa o hacia otro destino. 

Al final, si lo que os apetece es conocer mundo, aprender idiomas o ganar experiencia en terrenos como turismo, etc, es un buen plan.
La primera vez que fui a Inglaterra a estudiar inglés, me dejé medio kilito en la academia. Si lo llego a saber no pago ni medio euro, me hubiera ido así. 

Como bien veréis además, no es solo para jovenzuelos, que yo en la Edad Media ya sería cadáver. 
Así que animaros y disfrutar, viajar es siempre una buena opción. 



3 comentarios :

Valeria Leon Castro dijo...

Que guayyy,me lo apunto!😍😊

Rosqui dijo...

¡Aprovecha Valeria! Además, en algunas hasta se puede ir con alguien si no te apetece ir la primera vez sola. ¡Dale!

Anónimo dijo...

Edad máxima?....igual me apunto ��