Qué ver en Venecia (o cómo enamorarse de una ciudad)

Si tuviera que elegir la ciudad que más me gusta del mundo, sería Venecia, sin pensármelo. 
Desbancando a sitios que me encantan como Madrid, Florencia, Londres, Santorini o Sevilla. 

Creo que en Venecia, con el millón de cosas incómodas que tiene, he encontrado ese lugar al que uno siempre quiere volver.

Antes de ir me tragaría la peli de Casanova, por ir ambientando, o The Tourist con Angelina y Johnny Depp.


Os cuento y decidís si se merece la visita. 

Para llegar a Venecia hay dos aeropuertos, uno con vuelos baratos (Treviso) desde el que podéis llegar en autobus y el de Marco Polo, mucho más cerca de la ciudad. 
Si queréis viajar sí o sí a Venecia, pero los vuelos están disparados, cosa más que habitual, os recomiendo aterrizar en cualquier ciudad barata y llegar a Venecia (estación de Santa Lucía) en tren. 
Con Trenitalia podéis comprobar lo que cuestan los billetes y lo que tardan los trenes. 

En Venecia la ciudad se divide en Sestiere (barrios), al buscar hotel o albergue tened en cuenta que una buena forma de orientarse, es estar cerca de la estación, de la plaza de San Marcos o del puente de Rialto. La estación pertenece a Canareggio, San Marco está en el sestiere de San Marco y el Rialto en el de San Polo. Cualquier cosa cerca de allí está bien. En la zona de Canareggio, cuanto mas cerca de la estación y más lejos del centro, más anchas son las calles y en el centro, cuanto más metidos en la ciudad, más nido de callejuelas.

Pensadlo sobretodo para decidir que llevar de equipaje. A Venecia se va cómodo con  mochila o con maletas manejables. Si vais a llevar maletón, os recomiendo quedaros cerca de la estación. Donde por cierto, hay servicio de custodia de equipajes (tanto en la de tren como en la de bus) si vuestra visita es express. 

Os perderéis seguro, así que usad como referencia los carteles indicadores que señalan Rialto, San Marco, Piazzale Roma, Ferrovia (estación de tren) o puente de la Academia.

Ya estáis instalados, vale, ¿qué veo? pues si no has flipado nada más llegar, te recomiendo empezar a andar sin mucho rumbo. Venecia es preciosa y está llena, llena de puentes y callejones donde pararse a alucinar un ratito. 

Si la pregunta es qué ver oficialmente, ahora sí, te recomiendo ir a la Plaza de San Marco y después acercarte al embarcadero de esa parte, desde donde hay vistas de Santa María de la Salute, que está precioso en invierno. Tampoco puedes saltarte el puente de Rialto, donde además hay que pasear por el mercadillo que hay en la base. 

Desde Venecia se llega en barco al cementerio de San Michele, a Murano y a Burano. Mi recomendación es que os compréis un pase para el vaporetto de uso diario (20€) y que lo amorticéis visitando:

El cementerio de San Michele: la forma de enterramiento, las lápidas, etc, dicen mucho de su sociedad. En Italia encontraréis frases de amor, fotos antiguas y homenajes a los familiares que se han ido. Es un rincón de paz en medio del agua, que a mí me parece paseable y precioso. 


Murano: es una isla en la que se hace el famoso cristal que tan caro se vende. Yo la pasé como punto de conexión con Burano, me daba mucha perecita, pero hay tours que enseñan cómo se hace el cristal, etc.

Burano: es una ciudad de casitas de colores. Ese es el interés de la ciudad, y aunque parezca simple, merece una visita.



Cuando volváis a Venecia, aprovechad que habéis pagado el billete de un día para recorrer el canal, mi recomendación es que uséis cualquier línea que os lleve por el canal grande (la 1 o la 2) y que os sentéis fuera en la parte de atrás del Vaporetto. Mapas y ruta aquí.

La arquitectura de Venecia desde la parte del canal merece la pena, la ciudad está hecha también para ser disfrutada desde los canales, así que es un crimen no hacerlo. Si 20€ os parecen una exageración y pasáis de islas, al menos usad la opción de un viaje de una hora y media por 7.50€ o el día que tengáis que iros, aprovechad para llegar a la estación en vaporetto y matáis dos pájaros de un tiro, no cargar con maleta y ver las vistas. 

Pasamos al apartado turista por excelencia, las góndolas
Bien, un viaje en góndola cuesta unos 80€ y se viaja hasta 6 personas. A mí me parece lo menos romántico del mundo, de hecho un paseo dados de la mano, por cualquiera de los mini puentes, me parece que merece la pena mil veces más. 
Además, que sepáis que aunque en el canal grande si hay fosa aséptica a la que van los residuos, las casas de los canales menores no tienen tanta suerte. A buen entendedor...

Sobre si comer y beber es barato en Venecia, os diré que hay muchísimas opciones, como la pasta da portare via (para llevar) por unos cinco euros, o la pizza al volo (que se come al vuelo, de pie mientras caminas) que depende del peso. En muchos sitios empiezan a dejar de cobrar el cubierto, tasa por sentarse, pero no en todos, así que mirar lo que cuesta antes de sentaros si lleváis presupuesto limitado. 

De todas formas, encontraréis muchísimos supermercados, muchos de ellos, como mi favorito (Teatro Italia - Despar), un antiguo teatro, hay microondas para calentarte la comida preparada que venden dentro. Sí, también hay McDonalds criminales gastronómicos. Hay hasta un Hard Rock al lado de la Fenice. Ah, y una Magnum Pleasure Store para los gorditos chocolateros como yo.



Si queréis tomaros algo tenéis que pasar por la zona de Campo Santa Margherita, es la zona universitaria, donde por cierto, hay más ambiente entre semana que en finde. No os podéis ir sin probar el Spritz, que es muy típico de la zona y que tiene más fans que los Rolling. 

Respecto a la mejor época para visitar Venecia, teniendo en cuenta que es enana y que está masificada de pelotis, os diría que por el olor y los mosquitos, pasarais de verano. Omitid febrero por los carnavales, a no ser que ese sea vuestro objetivo, yo fui un año y andaba sin tocar el suelo y mejor no pisar en puentes largos. Eso nos deja enero, marzo, abril, mayo, noviembre... 

Ah, se me olvidaba, para disfrutar las vistas, podéis subir gratis a la terraza del centro comercial  de lujo Fondaco dei Tedeschi, donde según la gente que haya, os pedirán que hayáis reservado o no, podéis reservar por si acaso aquí 


Si vais a comprar máscaras, etc, veréis que hay millones de tiendas, algunas originales y otras de réplicas. Yo no compraría una réplica.

Os cuento también, que aunque Venecia está siempre hasta arriba, de noche, la Serenissima, parece una ciudad diferente. La mayoría de los turistas no la caminan de noche. Aprovechad para hacerlo y disfrutad a solas de los lugares de la ciudad.

Venecia es una ciudad muy, muy, muy, segura. No tengáis miedo de meteros por callejones a ninguna hora. Pero cuidado con hacer el gamba, tirarse a los canales está multado.

Si queréis pasear más zonas además de las típicas, os podéis bajar paseando hasta el arsenal, o la zona de los jardines donde se hace la Biennal de Arte. O podéis seguir los pasos de Lord Byron, que estuvo muy ligado a la isla.

Puede que os encontréis con el Acqua alta (Venecia inundada). Las inundaciones tienen que ver con las mareas y no con el agua o con otros fenómenos. En Venecia están más que acostumbrados y en caso de que suba, veréis que en unos minutos preparan un itinerario de plataformas por el que pasear. La duración de la inundación es variable y también la cantidad de agua. En Venecia saben el recorrido de la subida del agua, irán poniendo pasarelas si es necesario. Pero tenedlo en cuenta para preparar vuestro itinerario de vuelta a la estación el día que os tengáis que ir, avisados quedáis.
Si empezáis a escuchar una sirena que suena, seguramente estará avisando de que llega el acqua alta, no os asustéis.



Respecto a este fenómeno os recomiendo mucho este reportaje de Discovery:


Para terminar, os queda pendiente el puente de los suspiros, ese que los presos veían antes de que se los cargaran y mi librería favorita: Acqua alta que apila libros y libros en varios idiomas.


Otro día os cuento cosas sobre el origen de la ciudad, la peste, las diferencias entre máscaras y otras anécdotas varias de la ciudad.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Inolvidable viaje!!!