Mi primera vez...en el taller...


Ya os dije que tenía que llevar a la Pulguita al taller...y como es mi primera vez..os aseguro que no se me olvida en la vida...
.
Lo primero es la cara de niñatísima con la que llegué al taller, pensando "como me hagan alguna pregunta más allá de dónde se abre el capó la hemos liado" imagen a la que contribuí cuando llegué al taller con mi vestido de flores y con una vocecilla infantil salida de no se donde le dije al hombrecillo:
"Mi coche se ha mueto!" dice que no arranca más"
.
Así que me monto en la furgo del taller y nos vamos a buscar a la Pulgui, le hacen un masaje cardiaco y arranca...
"Me la llevo al taller, pásate en una hora"
.
Llego a casa, y a mi decisión de convertirme en mujer independiente y hacer las cosas sola, le sigue una llamada a Raquel:
"Raqueeeeel porfi vente al talleeeer que luego no lo voy a saber aparcaaaaar"
.
Raquel me avisa de que no sabe si le dará tiempo...y para quitarme el stress consigo echarme una siestecilla de media hora, que conociendo ya sabéis que se convirtió en un:
"Mierda que me he dormido!"
.
Bajo las escaleras como una loca después de ver las 9 perdidas de Raquel y llego al taller sobada, sobadísima, sin equilibrio, no se ni como me llamo, con la cabeza como un bombo...ay mare que siesta más mala!!!
.
Para verme, dormida es poco, para que os hagáis una idea....tenía el cuerpo como si te meten en un avión once horas, te sacan te dan siete volteretas por el aire y te dejan en el suelo... hablando mal y pronto...jodidilla...estaba jodidilla...
.
Pago, por eso de que la gente no vive del aire, me pongo mis playeras (divina a juego con el vestido) y me subo en el coche...
.
Y empieza el cachondeo...que después de mi siesta, de tres años sin coger el coche y con más miedo que vergüenza tengo que sacar el coche marcha atrás y en cuestecilla...¿estáis de coña? pues no, no estaban de coña...así que se me caló cuatro veces, se me iba, perdía la fuerza con la risa...show..show..show...
.
El hombre del taller tenía esa mirada entre ternura y descojonamiento profundo...mientras me decía "¿Te lo saco?", pero una que es cabezona y pretende conducir algún día: "No, no, que si no no aprendo en el vida"
.
Así que para alante con la Pulga...ele paso dos..aparquemos.... con lo fácil que parece..

Encuentro hueco y después de unos intentos me quedo en ese punto en el que me bloqueo, no se para donde tengo que mover el volante y solo puedo pensar "uis...voy a dar al otro coche"
.
Quién dice pensamiento, dice que si pongo una lata de coca-cola entre mi coche y el otro no
se cae de lo pegada que me quedé...no está mal, peor sería que no se cayera un folio...o peor aún, peor sería si tuviera que sacar un trapito para limpiar el rascuñón y ver si lo he rayado mucho jejejej.
.
Pero en ese momento apareció mi segundo rescatador...tachán...el peluquero abandona su negocio, sale por la puerta y con más paciencia que un San Luis, me guía, me guía, me guía...

Eso si, afónica me quedé de decirle...espera, espera, espera...es lo que tiene tener dirección
insistida..o resistida... que eso de maniobrar con el coche en marcha es un imposible.
.
Y ahí está la Pulga, aparcadita a medio metro de la acera, descojonada cada vez que paso, esperando a que le eche un par de azucarillos y la arranque otra vez... porque se que lo hace desde el cariño...que si no....

4 comentarios :

Celina dijo...

Toreraaaaaaaaaaa...torera¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ...

besetes

KI dijo...

jajaa eso del retroceder y no saber para donde mover el volante me pasaba siempre al comienzo, y sólo quedaba hacer el famoso ensayo y error :P


Besos Rosqui :)

Rosqui dijo...

jijijiji no sabéis que presión...no lo sabéis jajajaja!

Muakkkks

Raqueluchi dijo...

Y muuy bien que quedo, que por indicaciones hubieramos terminado encima del coche que estaba aparcado o atropellando a los chinos de la tienda.. jiji

Besines