Para ser conductor de primera..capítulo 3020

Solo puedo decir que después de conducir mi flamante R5, mi queridísima Pulguita, acabaré convertida en piloto de fórmula1.
.
Dicen que los coches viejos son los mejores para aprender, no cabe duda, tener un coche del que hay que tirar del aire, sin dirección asistida y con la mítica ventanilla que baja perfecta pero sube a mano, que no a manivela... es para curtir al más pardo.
.
Y si pequeños míos, a día de hoy sigo siendo una parda, cosa que mientras no provoque una pedazo de chofla me la pela bastante.
.
Básicamente por dos cosas, una porque nadie nace sabiendo y dos porque me divierto tanto contándoos mis zotismos ilustrados que el día que sea una conductora de la leche me dará hasta pena.
.
Y vayamos al capítulo 3020, ese en el que mi coche y yo decidimos calarnos en medio de un cruce de caminos bastante transitado.
.
Sábado, las muy pronto de la mañana, Rosquillita se dirige al curo cuando Pulguita decide que los crispies no le han dado la suficiente energía y decide pararse.
.
Nos rodean, por todos los lados nos atacan coches malotes que quieren que lloremos al volante y de repente aparece una luz blanca en medio de la guerra ¿He muerto? NO! Es un pedazo madero en una lechera que me sonríe y me dice: "Tranquila"
.
Que como le oí? Pues evidentemente no le oí, pero entendí el gesto, es lo que pasa, que cuando te pones en modo cinematográfico a cámara lenta te da una capacidad de captar los detalles acojonante.
.
Claro que la historia hubiera sido mucho mejor si el tio hubiera decidido bajarse. Nota mental: Sustituir el look conductor cazadora de cuero por escote prominente...
.
Llego a mi destino y aparco como una campeona a pesar de mi deficiencia.
Una que después de estudiar una carrera, un máster, aconsejar a media España y ser reconocida popularmente como una tía resuelta y medianamente inteligente... no es capaz de entender la lógica que relaciona la marcha atrás y la dirección que debe tomar el volante.
Yo nunca he dicho que fuera lista, si alguno se ha equivocado que apenque!
.
Es Imposible, me debo haber bebido la neurona que debía almacenar esa información...una lástima.
.
Pero aquí no acaba todo. Me acerco a renovar mi ticket de la hora y conozco a un abuelillo que me da la chapa insistentemente mientras hablamos de mi máquina de conducción.
Todo bien, hasta que me voy a mi coche y a lo lejos el hombre se gira, me mira y me hace la señal de la cruz.
.
¿Perdonaaaa? ¿se puede tener más mala leche?? que soy supersticiosa caballero, con un suerte me hubiera bastado.
.
Y acabó la jornada y decidí volver a mi hogar, ese camino que tantas veces he recorrido en coche ajeno. Conclusión evidente: me perdí, estaba más claro que el agua.
.
Pero no pasa nada, superada esa fase en la que tenía que conducir con una botella de agua de lo que se me secaba la boca de los nervios, esto ya es pan comido.
.
Mi próximo reto es la M-30... ese inhóspito lugar en el que nos enfrentaremos con otra de mis paranoias que se centra en: ¿Cómo coño me va a dar tiempo a reducir si voy en quinta y me encuentro en un atasco?
.
Pero no temáis, está lucha la ganaré! (previo aviso de mis recorridos para no causar males mayores :)

2 comentarios :

amraxx dijo...

Yo la primera vez que subí mi coche a Madrid lo dejé tres meses aparcado en Príncipe Pío (antes se podía) y me moví en metro... Y eso que ya tenía bastantes años de carné y había pasado por varias motos y dos coches ;-)

Ánimo...

Rosqui dijo...

Jajajaj vaya tela tu también después de haber pasado por dos coches y varias motos, si es que Madrid da miedito! :0
Pruff no me hagas pensar en los años de carné que me lo saqué hace 7 añazos... los mismos que he estado sin cogerlo!
Asiias por los ánimos :)