Eligiendo súper poderes


Estaba tranquilamente en mi hogar pensando con que súper poder me quedaría, y tras un duro trabajo de reflexión sobre este tema tan importante, he sacado algunas conclusiones.

La invisibilidad, uno de mis poderes preferidos, despierta mi lado delictivo con una potencia acojonante.

Hay tres tipos de personas en el mundo de la invisibilidad (esto es una afirmación, por supuesto, testada con los miles de casos de invisibilidad que conozco)
Los que piensan en meterse en los probadores y vestuarios de medio mundo y para los que la invisibilidad es sinónimo de teta, culo o pito.
Los que piensan en quedarse en un rincón escuchando conversaciones privadas y marujeos, para los que la invisibilidad es sinónimo de Sálvame. (Sálvame Deluxe si cotilleas en fin de semana)
Y los que piensan en robar bancos, robar ropa, robar perfumes, robar un Tití en el zoo. Para los que invisibilidad es sinónimo de ahorro.

No tengo ningún interés en veros en gayumbos, (salvo casos concretos que una es muy digna y no piensa comentar), y lo que no tengo que saber, prefiero no oírlo. Así que me veo obligada a decantarme por el robo. Una lástima, la culpa es de la sociedad que da muy pocas opciones para los que tienen súper poderes y queremos un mono.

Viajar en el tiempo también está en mi top 10. Lo mismo viajar al futuro acojona un poco, pero viajar al pasado me parece muy práctico.
Que te timan en una tienda, Rewind, que estás poniendo a caldo a alguien que tienes en la espalda, o te has pasado de decibelios discutiendo, Rewind. Que te pillan en un examen sin saber que hizo Cristobal Colón, Rewind y audiencia con la Católica. Que se lleva la ropa vintage, Rewind. Y así suma y sigue, la lista de ejemplos es infinita.
¿Y si modifico algo del pasado y fastidio el futuro? De verdad que os creéis todo lo que veis en las pelis. Cualquiera que tenga este poder sabe que es tan fácil como ensayo y error. Modificas el pasado, viajas al futuro, que mola, lo dejas estar, ¿la has liado? modificas el pasado, viajas al futuro... así en modo bucle.

Hablar con el más allá A mi Anne Germain me parece una tía muy serena, pero a mi no me engañéis, que he visto todas las temporadas de Entre Fantasmas, y Melinda las pasaba canutas. Que por si los post llegan más lejos de lo que parece, que de verdad que yo soy menos sociable de lo que parezco, que soy una insensible y hablo poquísimo con desconocidos, que tengo muy mal carácter eh eh! vale? queda claro? (Me acabo de joder la noche así con un párrafo)

Y por último, pero no menos importante, volar tiene la ventaja de que nunca más volverás a sufrir el martirio de no poder dar un paso más con unos zapatos asesinos. Si te persiguen, vienen a atracarte o la cosa se pone chunga, puedes salir volando, textualmente, y nunca tendrás que volver a sentirte ridículo, cuando con las olas, no consiguen salir de la playa dignamente.
Pero tiene sus desventajas, como que se te caiga una lentilla, mates a alguien si se te cae el bolso, te pregunten por qué no llevas la ropa interior por fuera, te cobren tasas aéreas o que Harry Potter no pare de darte el coñazo para ir a jugar al Quidditch.

Y hasta aquí pequeños, para el próximo día... lectores de mentes, telequinesia, parar el tiempo, cambiar de imagen y la inmortalidad.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

pues son todos tentadores,ser invisible tendría sus ventajas,para saber en algunas ocasiones lo que se está cociendo en alguna parte alrededor de tí ...pero casi que prefiero vivir en la ignorancia, que les den...volver al pasado tiene su morbo pero mejor nó, que luego cambiaría mi presente de ahora y seria un lío..lo del más allá ni de coña, me quedo entonces con volar, sí me ha gustao,donde hay que apuntarse?...

Besetes

P.D....echaba ya de menos una nueva meditación....

Jorge Villagrá dijo...

Muy bueno!!esperando la segunda parte :)