Estudiar con EF inglés en el extranjero. Opinión (Hastings)

Igual muchos estáis pensando en estudiar un curso en el extranjero y seguramente ya os suena la empresa EF.

Yo pasé este verano con ellos, no como estudiante, sino como Course Leader, lo que vendría a ser la responsable o monitora. 

Ante todo que quede claro que esta es mi opinión y mi experiencia, que por tanto, será diferente a las mil y una de cada persona particular. 

Lo primero es que cada destino es muy diferente a otro y los casos de cada alumno también, hay alumnos encantados y repetidores y alumnos que no creo que quieran repetir la experiencia. 

¿Estaré con otros españoles? En Hastings hay varias escuelas y se intenta que los alumnos no estén con otros españoles, pero es verdad que hay veces que hay una demanda muy alta de alumnos y al final no les llegan las casas para que no se mezclen nacionalidades. Además hay familias que albergan a alumnos de otras escuelas, no es el caso generalizado, pero a veces pasa y ahí ya sí es imposible garantizar el control. 

¿Las casas están sucias? Ni sí, ni no. Hay dos factores, uno es la famosa moqueta que se pone en casi todas las casas británicas y que a todos los españoles nos espanta. Que muchas veces se une a la falta de cortinas en el baño. Eso en sí es algo cultural. Otra cosa es que hay familias que limpian más y otras que limpian menos. Mi casa, por ejemplo, estaba muy limpia. Entre las de mis alumnos lo general era que estuvieran limpias, salvo alguna excepción. 

¿Están vigilados los niños? Este tema es complicado, yo fui como responsable de una treintena de adolescentes. Evidentemente intentaba estar atenta a los problemas que me contaban y a los que no me contaban, pero veía. Pero desde luego la atención que reciben no es como si se van de vacaciones con vosotros. Los chavales cuando no están en la escuela en clase, deben estar haciendo actividades monitorizadas y los monitores, por la tarde-noche, no dejamos la estación hasta que todos los alumnos de los que somos responsables se han marchado. 
Pero desde luego no somos capaces de prever qué hacen entre el momento en el que se bajan del autobús y llegan a casa. Esto es una realidad y es así. Los monitores no acompañamos a cada niño a casa, sí estamos siempre localizables por si se pierden o tienen algún problema, pero no es viable que les dejemos a cada uno en su puerta. 
Si no os fiáis de lo que vayan a hacer vuestros hijos en ese rato o si os parece que las zonas no son bastante seguras, optar por las residencias en lugar del alojamiento en house family. 

Si nos coinciden varios marrones en el mismo momento, tiramos de los responsables de la escuela y de la ayuda de otros compañeros, pero hay días que son muy complicados para todos.
A veces intentamos solucionar las cosas como mejor podemos, pero que os quede claro, para esos padres que llaman gritándonos con un - A saber si estás por ahí con un novio... Que el trabajo que hacemos no está pagado, ni textual ni metafóricamente y que somos muy conscientes de que llevamos menores a nuestro cargo, con las consecuencias que tiene.
Igual a veces la cagamos como haríamos con nuestros hijos o familiares más pequeños y a veces acertamos, pero de vacaciones, desde luego, no vamos. 

¿Comen bien? La hora del almuerzo es totalmente distinta de la nuestra y en la mayoría de los casos, y dependiendo de la familia, consiste en un sándwich, un snack y algo dulce. Las cenas sabéis que son muy temprano, sobre las seis, y estas sí se hacen siempre con la familia y suelen consistir en algo más elaborado. Por experiencia casi todos los chavales se quejan de la comida y este tema es difícilmente subsanable, UK no está en el top de la comida saludable. 
Si el problema es muy gordo (la familia se salta comidas, les quitan comida de la nevera, solo hay una loncha de jamón entre los panes) reclamad, si el asunto tiene que ver con los gustos, casi que preverlo antes del viaje y contad con un presupuesto extra para que se compren algo. 

¿Es fácil cambiar de casa? No, de hecho es muy complicado y el motivo por el que el alumno quiere cambiarse, tiene que se importante. Además os costará un buen número de llamadas a la agencia, porque vosotros llamáis a España, o nos lo dice el alumno y los monitores lo hablamos en administración y avisamos a nuestro responsable. Desde ese momento se empieza a buscar otra casa o cómo hacer otras combinaciones. Pero pensar que EF en Hastings tiene muchísimos alumnos. Si el motivo por el que os queréis cambiar no es insoportable, más vale lo bueno conocido que lo malo por conocer. Y no, los monitores no tenemos poder de decisión, solo podemos limitarnos a insistir e insistir a nivel administrativo. 

¿Se divierten? Otra cosa no será, pero a EF actividades no le faltan, tanto las gratuitas como las incluidas en el fun pack. Eso sí, tanto las actividades como las clases son obligatorias. Da igual si se trata de discoteca que de juegos, los alumnos tienen que participar (si no tienen ninguna limitación) y por supuesto acudir. La parte buena es que los alumnos siempre están haciendo algo y relacionándose, la parte mala es que a veces EF peca de un excesivo "afán por la actividad", y que dependiendo de los responsables, a veces se roza lo absurdo.
El año pasado nos tocaban actividades al aire libre en un día de diluvio universal. Mis alumnos suplicaban irse a refugiarse y la orden que a mí me llegaba era un no rotundo y que me dedicara a hacer mi trabajo y les motivara. 
-Esto es Inglaterra, por supuesto que llueve. Haz tu trabajo.
-Ok, espero llevarme a alumnos a España y pasearles bajo el sol al mediodía, en agosto, sin darles agua. ¡Es España, hace calor! 
No siempre se coincide en criterios, pero bueno, a nosotros también nos toca hacer y decir cosas que no nos gustan y que no dependen de nosotros. 

¿Aprenden inglés? Menos de lo que los padres quieren, más de lo que ellos se imaginaban.